Un 14 de abril

Este día es el ejemplo de cómo los hechos pueden tener un giro inesperado. A un año de las elecciones presidenciales de 2013, Venezuela sigue estando dividida. No pretendo hacer un análisis de los hechos o un estudio sobre el contraste que hay después de los hechos que han agitado al país los últimos dos meses. Solo busco recordar que , al igual que hace un año, una parte de la población sigue buscando un cambio y exigiéndole al gobierno que rectifique en su forma de actuar con respecto al modelo que intenta implantar. Es a partir de esta premisa que quiero dirigir este texto.

 

A un año de las elecciones presidenciales, esa parte del país sigue pidiendo una solución a problemas que se han agravado: escasez, inseguridad,  inflación, entre otros. El gobierno plantea plataformas donde esa porción del país pueda dar su posición sobre estos temas y llegar a un acuerdo. Todos estos esfuerzos han sido en vano y siempre se termina en descalificar el otro o no tomar en consideración las posibles soluciones. Esto es lamentable, ya que considero que todos queremos unirnos para mejorar el país que tenemos.

 

Sigue presente en el ánimo de los ciudadanos buscar que sean atendidos los problemas de toda la población, aunque en estos momentos se hayan generado actos violentos y un saldo de muertes que no debían haber ocurrido. Se pensaba que con el tiempo muchas personas decidieran ser sumisas, pero estas protestas han demostrado lo contrario. Se mantienen las mismas exigencias y , como hace un año, no se han solucionado los problemas.

 

El tiempo dirá si algún día Venezuela podrá solventar sus problemas y reencontrarse. Creo que no estamos aptos para saber quien esta del lado correcto de la historia, pero si considero que todos estamos de acuerdo en que los problemas siguen aumentando y no hay respuesta.

Quiero que todos los venezolanos sean escuchados. Quiero que las manifestaciones pacíficas no sean reprimidas. Quiero que la impunidad sea una cosa del pasado. Quiero que existan personas competentes en los cargos públicos. Quiero que la gente pueda tener dinero para comprar la cesta básica. Quiero que en mi país nadie sea llamado “fascista” por pensar distinto.

 

We are human after all.

 

Rafael Gorrochotegui

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s