Cuando uno inventa dirigir

Ser un director de teatro no es fácil. Yo decidí intentarlo para ver como lograba hacer ese reto (con ayuda de muchas, muchas personas). Puedo decir que ha sido una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido y me ha permitido entender más sobre las artes escénicas. El trabajo que uno debe hacer para traducir una idea en hechos requiere calma (que no la tengo) y responsabilidad con todo el equipo que te ayuda a lograr esa idea.

 

Decidí escribir algunos puntos que considero importante y le puedan interesar a ustedes:

 

  • El director de teatro no es un jefe. Aunque es la persona que toma muchas de las decisiones, suele ser una persona que busca unir todas las partes para lograr la pieza teatral. Se le debe dar una libertad creativa al grupo con el que se trabaja  y lograr que esto se ajuste o pueda ajustarse a la idea original del director. Uno debe tener la capacidad de aceptar propuestas de los demás que alimenten a la idea inicial sin tergiversar.
  • El director no trabaja solo. Yo tuve la oportunidad de tener mucha ayuda por ser mi primera vez, pero raramente he escuchado de un director que trabaje solo y que no le importe la opinión de los demás. El teatro, por ser un arte colectivo, debe lidiar con las ideas de todo el grupo. Si el director tiene un apoyo en los otros se logra tener mayor objetividad en el trabajo final de la pieza.
  • El director necesita tener relación espacial. Se requiera la capacidad de poder ¨balancear¨ el escenario, que los actores no se vean amontonados, que los movimientos sean estéticos, que las transiciones no sean bruscas, que la posición de la escenografía vaya en sintonía con las acciones que realizan los personajes. Es como un juego de ajedrez donde cada pieza afecta el resultado final.
  • Ser director te ayuda a entender mucho sobre que falta en algunos actos de magia. Recomiendo altamente a los magos que están buscando hacer algo diferente inclinarse a buscar algo relacionado con el teatro o la dirección. Te da mayor perspectiva al momento de hacer una rutina o show. Probablemente esta experiencia de la dirección cambie tu concepción de la magia por completo (como me pasó a mí).
  • Ser director te ayuda a entender cómo negociar con cada uno de los integrantes de un equipo. Si te encierras en ti mismo y no te preocupas por el resto, estas condenado a tus propias ideas.  Debes conocer las inquietudes de cada una de las personas del grupo y usarlas para que logren lo mejor de ellos en el espectáculo.

 

En general, es una experiencia increíble para el que le guste y que no caiga en pánico al asumir este reto. Cuando uno ve los resultados logra ver que todo vale la pena.

 

Lo más bonito de todo es que al final te das cuenta que el trabajo no es tuyo ,sino de los actores y producción.  Uno solo busca unir estas dos partes en una idea común.

 

IMG_2605

 

Hablando de la vida es que uno se anima.

 

Rafael G.

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s