La Guerra de las Galaxias: La Fuerza ha despertado

La Guerra de Las Galaxias: La Fuerza ha despertado

Advertencia: el artículo tiene spoilers.

Pueden tener una versión en PDF del artículo aquí.

Me tomó varios días dedicarme a organizar mis pensamientos sobre esta película. Unos minutos antes de verla tuve cierto miedo. Un año esperando y mis expectativas eran demasiado altas. En los primeros dos minutos del episodio VII, me di cuenta que estaba viendo una de las mejores películas del año.

Quiero aclarar algunas cosas sobre mí. Yo nunca fui un fan de La Guerra de Las Galaxias de pequeño. Solo vi las películas I,IV y V en algún momento del cual no tengo muchos recuerdos. Sin duda tengo películas que veía cien veces sin parar, pero no tuve afición por alguna franquicia en particular.

Durante el mes de agosto de este año, decidí sentarme a tener un maratón de La Guerra de Las Galaxias. Para disfrutar el episodio VII, tuve la responsabilidad de profundizar en la saga para entender muchos aspectos que olvidaba y otros que nunca escuché. Empecé a verlas por orden de estreno(Idea que no le recomiendo a nadie, es mejor verlas en Machete Order. Las cintas originales me engancharon. Cada una me invitaba a ver la siguiente de un modo que no ocurre con todas las trilogías. Han, Luke y Leia no eran sujetos dentro de una película en el espacio. Cada evento tenía motivación propósito. Te preocupaba qué le podía ocurrir a estos personajes. El final de el episodio V es de esos momentos del cine que nunca se repiten. Aunque por la cultura pop ya conocía el plot twist del episodio V, la escena logra involucrarte con los sentimientos.

Al igual que muchas personas, tengo varias críticas sobre las precuelas. No son tan negativas como las que uno encuentra en las profundidades del internet. Las películas aportan mucho al universo de La Guerra de Las Galaxias. Mis críticas se refieren a la ejecución de el arco en la historia de Anakin. Las precuelas son largometrajes sin muchos objetivos, que se pierden en su grandeza. No terminan de tener una verdadera identidad hasta el episodio III. George Lucas tenía un universo tan amplio y unas innovaciones cinematográficas con mucho poder que terminaron hundiéndolo dentro de su presunta inconformidad con la trilogía original. Tanto enfoque en estos dos aspectos que se olvidó de una buena historia para interesarnos en la vida de Anakin Skywalker. La precuela falla en su objetivo principal: entender cómo un Jedi puede caer en el Lado Oscuro.

Y es así como llego a tener un criterio personal sobre esta franquicia en un tiempo reducido. Admiro a La Guerra de Las Galaxias como la mitología occidental que es. Los logros cinematográficos son un accidente de un mundo que parece estar en el espacio. Estos filmes son más humanos de lo que creemos. George Lucas siempre menciona que La Guerra de Las Galaxias es una novela, todo se resume en conflictos familiares. Todo se trata de la relación entre los distintos personajes. Es por ello que estas generan tantas discusiones interminables entre los aficionados. George Lucas creó un mundo que trasciende el plano cinematográfico para contribuir a la cultura de muchas generaciones.

Episodio VII

Advertencia: desde este punto hay spoilers de la película. Si prosigue leyendo, asuma las consecuencias.

Voy a hablar de El Despertar de La Fuerza desde dos puntos de vista. Me parece adecuado hablar primero de la historia y luego de los aspectos cinematográficos. Hay mucho para hablar de ambos y no me quiero volver un pasticho al hablar de los dos simultáneamente. Puede que a veces resalte un caso particular que contribuya al otro, pero no voy a vincular los dos puntos de vista.

Historia

Treinta años después de los eventos del episodio VI, nos encontramos con un universo sin norte. El orden se ve perturbado por un grupo que quiere dominar la galaxia con el Lado Oscuro. Intentan buscar un mapa para encontrar a Luke Skywalker. Leia dirige a el grupo de la Rebelión para contrarrestar los ataques del Primer Orden.

Este es el marco principal del filme, pero a medida que transcurren las escenas son otros detalles los que ocupan mayor protagonismo. Si estamos familiarizados con el episodio IV, el marco de la historia es muy similar.

El primer personaje que se nos hace familiar es Finn, un Stormtrooper que decide tomar su propio camino y quiere escapar del Primer Orden. Le da contexto a lo que ocurre en la película. Establece un tema que se hace recurrente a medida que la narrativa avanza: escapar. No solo quiere escapar por tener libertad. Escapa para definir su vida, tener sus propios objetivos y formar parte de algo que se sienta parte de ello.

En el escape de Finn del Starkiller conocemos a Poe Dameron, un piloto experimentado que forma parte de la Rebelión. Este personaje no aparece otra vez hasta el tercer acto de la cinta. Con intervenciones breves se establece como un personaje relevante dentro de la Rebelión por ser el mejor piloto de todos.

Luego nos presentan a Rey, la verdadera estrella del episodio VII. La vemos en Jakku trabajando y defendiendo su vida. Habita en un desierto que nos recuerda a Tatooine. Ella busca piezas perdidas en el camino para ganarse la comida. Cuando se encuentra con BB8 siendo maltratado en el desierto, decide protegerlo.

Los personajes principales mantienen la fórmula de la película original de 1977 (Luke, Han y Leia) pero estos personajes tienen voces muy diferentes. Finn genera empatía de manera instantánea cuando vemos que no está conforme con el Lado Oscuro y ayuda a escapar a Poe. Poe tiene un estilo suave que demuestra seguridad. Rey es un personaje que cruza por una serie de conflictos internos pero encanta por su proactividad cuando es necesario.

El arco del largometraje tiene varios niveles. Uno de los conflictos interesantes es la relación de Rey y Finn. El subplot sobre Finn escondiendo su pasado de Stormtrooper a Rey puede parecer inútil, pero con esto aprendemos varios detalles de la personalidad de cada uno. Finn teme de dar a conocer su pasado, pero con el tiempo su temor es que Rey deje de hablarle por lo que fue una vez. Rey quiere demostrarle su valentía a Finn y se establece como dominante en sus interacciones. Ambos quieren demostrarse de una manera al otro. De manera sutil va creciendo una interacción romántica entre ellos que se mantiene bajo las normas de amistad. Todo esto se justifica con el hecho que Rey no tiene ninguna norma social que la haga sentir como diferente. Esto lo vemos en la escena que los persiguen donde Finn le agarra la mano a Rey y ella no entiende el por que.

Los personajes de la trilogía original están presentes en la película, pero existen ligeros cambios que llevan a cuestionar lo ocurrido en los 30 años que hay entre los episodios VI y VII. Han Solo y Chewbacca siguen trabajando en la galaxia, pero Han parece estar alejado de su realidad. Ha dejado a la princesa (o general de la Resistencia) Leia por razones que no conocemos. Luego la podemos relacionar con el destino de su hijo y cómo a Han y Leia les afecta de manera diferente. Tienen una relación profunda que demuestra una tensión de conflictos. Hay algo interesante de las distintas emociones que ellos tienen con respecto a su hijo, Kylo Ren. Leia parece perdonar a Ren, pero para Han su hijo no parece quitarle mucho el sueño.

Antes de detallar a Kylo, debemos hablar del droide posmoderno de esta cinta: BB8. Al igual que R2D2, BB8 tiene una personalidad elaborada que se siente que es un comic relief por accidente. BB8 parece tener una actitud joven, pero emocional. No es tan determinado como R2D2 y disfruta mucho de la compañía de otros. El capricho de tener un droide nuevo está justificado con la personalidad de BB8.

Kylo Ren es el nuevo villano. Hijo de Han y Leia, parece que fue llevado al Lado Oscuro de forma prematura. Para ser un villano es bastante malcriado, inseguro. Algunas personas han detestado estas decisiones para la personalidad de Kylo. Considero que esto dice mucho del estado actual del Primer Orden y la manera que se organizan. El Primer Orden sabe que no habrá otro como Darth Vader y tiene que haber un líder que no sea totalmente centralizado. Kylo Ren es un títere dentro de la organización y sus decisiones no afectan de manera directa al resto. Esto lo podemos ver en la forma en que los poderes están separados. Kylo es un personaje interesante porque vemos su dolorosa transición al Lado Oscuro. Es una persona con dudas y miedos como cualquier otro. En este sentido el Lado Oscuro se hace más humano y se incluye la idea de ambas Fuerzas que halan a Kylo.

En el transcurso de la cinta, aprendemos sobre las capacidades de jedi que Rey posee(sin la explicación de los midichlorians). Algunos dudan el hecho que Rey tenga tantas capacidades sin ningún aprendizaje previo. Esto es sencillamente porque ella no ha reconocido plenamente sus capacidades, pero no signifique que no las pueda utilizar. Luke conocía sus poderes, pero dudaba de ellos. Rey en ese aspecto tiene mayor determinación. Ella tiene miedo cuando tiene sus visiones al tomar el sable de Luke. Luego ella va reconociendo sus poderes cuando escapa del Starkiller. Otros son escépticos por el hecho que ella logra vencer a Kylo Ren en la batalla final. Es necesario detallar que Ren está herido de la batalla previa con Finn y su rendimiento no llega a ser el mismo. Por mejor entrenado que sea, Ren se está desangrando en un costado cuando empieza a pelear con Rey.

Hay un punto de giro en el filme que ha dejado a todos traumados: la muerte de Han Solo. No es solo su muerte, sino el significado que conlleva. Vemos que Han sufre por su hijo y Ren está en un gran conflicto. Es la primera vez que Ren decide algo para acercarse al Lado Oscuro. Su muerte es trágica. Han le cruza los dedos a Kylo por la frente para limpiar sus lágrimas en sus últimos respiros. Chewie, Finn y Rey quedan destruidos al ver el evento.

Luke aparece brevemente al final. Su única función esta vez es ser un McGuffin para el resto de la película. Queda la duda de si Rey es familia directa de Skywalker.

En términos de lo que se intenta hacer con la historia(establecer una plataforma para los próximos episodios y entender el estado actual de la galaxia) se logra de una manera emocional. Hay muchas preguntas que quedan sueltas para que la historia siga en movimiento. No sabemos de dónde Maz Kanata(representada por Lupita Nyong’o) obtuvo el sable de Luke. No conocemos el conflicto que hubo entre Han y Leia. Tampoco sabemos si Finn tiene algún poder superior por deshacerse de su rol de Stormtrooper aunque estaba programado para serlo. No estaría mal saber el estado actual del Senado y su trabajo en la política de la galaxia. Son preguntas que animan a esperar el episodio VIII para que responda estas dudas.

Durante la película, no tuve ningún problema con el desarrollo del conflicto. Algunos sienten inconformidad ante la destrucción del Starkiller, dicen que no fue importante. ¡Por supuesto que no es importante en ese momento! ¡Han Solo fue asesinado por su hijo! Creo que pocos comprenden que el conflicto externo de la destrucción de Starkiller es solo un marco en el que ocurren cosas mucho más relevantes. En el tercer acto, el objetivo no es destruir una nave. El objetivo es rescatar a Rey.

El humor del episodio VII es impecable. No me había reido tanto en mucho tiempo. Cada momento cómico era orgánico, propio de cada personaje y propio de La Guerra de Las Galaxias en si. De mis momentos favoritos es cuando los Stormtroopers se devuelven al escuchar a Kylo Ren en medio de su ira.Los puntos de inflexión está hecha de tal manera que nos podemos relajar después de un momento de tensión para estar frescos para la siguiente escena. La comicidad se utiliza para apoyar cada momento y no llama la atención para el chiste o gag. Para ser una película de dos horas y quince minutos,los puntos de inflexión son necesarios. Una de las cosas que hace las precuelas tediosas es la falta de puntos de inflexión en muchas escenas. George Lucas intentó hacer cintas muy dramáticas que terminan en ser caricaturescas y se pierde interés.

Las referencias a personajes y elementos de episodios anteriores fue realizado de manera directa pero sin ser frontal. La revelación del Millenium Falcon ha sido de mis momentos favoritos en todo el cine. La revelación de Chewbacca y Han Solo también es perfecta para introducir a estos viejos compañeros. C3PO entra en la mitad de un momento romántico de Han y Leia y sorprende por hacer un corte en un momento tenso. Estos detalles estuvieron bien realizados. Son una carta de amor a la trilogía original. Ofrecían el fan service que muchos querían pero no rompe con la estructura de la película.

En resumen, este nuevo episodio tiene mucho más aciertos de lo que pensaba. Tiene una estructura que hace que sea parte del mismo universo de La Guerra de Las Galaxias. Logra ser auténtica a su manera. Aunque tiene muchos paralelismos con el episodio IV, la cinta llega a ser única dentro del resto de los episodios. Introduce personajes humanos, que nos preocupan, un detalle relevante para los próximos episodios. En este aspecto, el largometraje satisface todo lo que esperaba de La Guerra de Las Galaxias. Se demuestra que una película mainstream no tiene que ser vacía y puede aportar mucho tanto para la audiencia casual como para un cinéfilo.

Aspectos cinematográficos

Esta cinta es sorprendente si tomamos en cuenta las restricciones en las que está hecha. Tomando en cuenta que La Guerra de Las Galaxias es una franquicia, la libertad creativa para J.J. Abrams y su equipo da un respiro para quienes estaban preocupados por la compra de Lucasfilm a Disney. No me atrevo a decir que el filme es original. Lo sorprendente es cómo han refrescado los elementos de La Guerra de Las Galaxias con varios elementos estéticos bien utilizados.

J.J. Abrams prometió una estética rústica, real, similar a la de la trilogía original. Se evidencia en las tomas en el desierto, los efectos prácticos, los personajes en físico. Esto permite que la audiencia pueda creerse este universo en vez de pensar constantemente qué elementos son hechos por CGI. Hay una aplicación inteligente de los recursos técnicos. Cada elemento apoya a la historia, no distrae de ella(como en las precuelas donde George Lucas pensó que todo lo que necesitaba era bastantes computadoras y un estudio).

Uno de los beneficios tangibles de elementos físicos es el personaje de BB8. Esto hace que los actores se puedan relacionar con el personaje e interactuar de manera íntima. Daisy Ridley, actriz que representa el personaje de Rey, asegura que era más cómodo para ella las escenas con BB8 que con los otros actores. Esto puede ser una anécdota divertida. Para mí demuestra la importancia de los elementos en el trabajo del actor. Es correcto que el actor debe ser creador a través de la imaginación. El error ocurre cuando no hay algo real para sujetar esa imaginación. Cuando Finn y Rey se encuentran corriendo por Jakku, sientes que sudan, que les cuesta moverse por la arena desértica, que están deshidratados. Estos son los detalles que un actor nunca podrá recrear en un estudio con pantalla azul de forma realista.

Hace unos días leí un artículo donde planteaba que la flexibilidad de J.J. Abrams como director se debe a que no es un auteur. Hay elementos que se identifican con la dirección de Abrams, pero no se deben estrictamente a un lenguaje preestablecido por el realizador. No conozco en detalle el estilo de Abrams para confirmar esta idea. La menciono porque sentí que hubo una mediación entre el director y la productora de Lucasfilm, Kathleen Kennedy. Cuando veo la película, hay una sensación de estudio con respecto a lo que se quería lograr con el episodio XVI.

Hay momentos que hay que alabar. La primera escena del planeta después del icónico scroll explicando las escenas tienen un encuadre similar a los otros episodios. La presentación del Starkiller utilizando su sombra es visualmente efectivo para establecerlo como una nave amenazante. Luce como si creciera a medida que se desplaza frente al planeta. Toda la escena en la que se presenta a Rey tiene elementos de encuadre particulares pero mantiene la estética de La Guerra de Las Galaxias. Lo que ma ha gustado de estas tomas es que comparten aspectos de los otros episodios sin parecer una copia o plagio. Igual Abrams puede tomar lo que quiera de otras películas porque vienen de la misma propiedad intelectual.

En El Despertar de La Fuerza hay poca exposición a través del diálogo. Capaz y muy poca exposición. Es una película que está en constante movimiento. Son pocos los momentos en que el ritmo se reduce. Todavía hay otros episodios para explicar cosas y por eso considero que el ritmo de la cinta se justifica. Tenemos bastantes personajes nuevos que tienen que ser establecidos, personajes viejos que queremos saber de su pasado y una trama que tiene que respirar entre ambos grupos. Algo similar ocurre en los largometrajes de Marvel, donde hay momentos en los que se quiere saber de un personaje en específico y no hay tiempo para ello. En comparación, este episodio hizo un gran trabajo en dar la información necesaria de cada personaje para que sus intenciones tengan sentido. Excepto el momento en que no explican cómo Maz Kanata tiene el lightsaber de Luke.

Las escenas de acción han sido bien introducidas. Las comparo con la primera película de Indiana Jones porque las escenas van al ritmo de las otras escenas. Ninguna escena es sobresaliente entre las demás. Para los que hayan disfrutado las batallas excedidas de las precuelas puede que no les guste esta decisión. Creo que veremos unas coreografías y escenas con mayor detalle en los próximos episodios. Lo que no van a dejar de hacer es crear escenas que tengan sentido, objetivo y no sean acción simplemente porque tiene el dinero para hacerlo. Suficiente tenemos con Rápido y Furioso.

Conclusiones

Para una persona que no se considera fanático de La Guerra de Las Galaxias, me parece que el episodio VII logró mucho más de lo que esperaba. Me parecía que solo iba a activar una franquicia sin una justificación particular, pero la historia que nos han dado hace que sea parte del universo. No necesita ser comparada con los otros episodios porque ha logrado su identidad en si misma. Tenemos suficientes elementos familiares sin caer en la imitación.

Hay personas descontentas con algunos aspectos. Consideran que se dejó a un lado la política, el Senado, ese tipo de enredos que nos dejó la precuela. A mi parecer esto es buscar detalles que no le pertenecen al episodio VII. Estos temas le pertenecen a Rogue One que se estrena el año que viene. Y con respecto a Snoke y Kylo Ren, puede que no les guste a muchos porque no imita a Darth Vader. De igual manera, los villanos no están hechos para tener mucha empatía con ellos.

Les guste o no, la película ha logrado su misión. Tenemos actores creíbles, una fotografía que no vemos desde 1983 y una historia que tiene un objetivo.

Nadie lo puede negar. La Fuerza ha despertado y no puedo esperar lo que nos va a ofrecer en los años venideros.

Anuncios

2 comentarios en “La Guerra de las Galaxias: La Fuerza ha despertado

  1. Pingback: La razón por la que escribo – Rafael Gorrochotegui

  2. Pingback: Los 10 artículos más populares de 2016 | Rafael Gorrochotegui

Los comentarios están cerrados.