¿Soluciones o herramientas?

¿Soluciones o herramientas?

Muchas personas necesitan una solución. Ponen el freno de mano y no arrancan hasta conseguirlo. Entran en un trance psicótico patrocinado por el conejo blanco del país de las maravillas. Y corren a comprar libros, manuales, asisten a talleres, ven conferencias, consumen todos los TED Talk que existen. Terminan con toda esa cantidad de información contradictoria que los paraliza una vez más a dar el primer paso. Pierden el tiempo encontrando en los demás y no se encuentran a ellos mismos. 

En 2012, opté por participar una semana en el Magic & Mystery School de Jeff McBride. Hacer ese Master Class en Las Vegas fue uno de los grandes puntos de giro en mi vida. Me inscribí porque quise tener herramientas para mejorar mi magia y mi acto de escenario. No sabía que muchas enseñanzas llegarían a lugares inesperados.

No supe que, al decidir este viaje, también me inscribí en otras cosas. Iba a viajar a Las Vegas, una de las ciudades más enérgicas del mundo. Me reencontré con mis hermanos y mi sobrina. Hasta me encontré con un mago venezolano en uno de los hoteles. También saltamos para Los Angeles para conocer a Disneyland, Hollywood, el Magic Castle. Estuvimos unos días de San Francisco respirando la cultura del lugar. Atravesé por encuentros que transformarían mis siguientes pasos.

Necesitaba ayuda. Quería una solución. Entonces busco consejos, guias, maneras de perfeccionar acciones repetitivas. Tenía la necesidad de encontrar soluciones en momentos de frustración. Hay instantes que el progreso se frena por razones invisibles a uno mismo. ¿Por dónde empezar?

Mi decisión de hacer el Master Class en Las Vegas fue porque entré en una etapa de crear, pero no tenía un enfoque o los instrumentos para lograrlo. Después me di cuenta las tenía, pero necesitas un punto de transición, un impulso para continuar.

Cuando atendí el Master Class no esperaba una píldora mágica con respuestas. Nunca se me cruzó por la cabeza y me parecía imposible que otros me dieran una solución absoluta. Solo necesitaba herramientas para conseguir mi propia solución.

 Las soluciones y las herramientas son cosas distintas. En un mundo de información donde todos tenemos respuestas, las herramientas puede ser censuradas. Se quiere vender una solución sin conocerte. Uno mismo debe tener el criterio para discernir entre una solución y una herramienta.

Las herramientas pueden ser algo físico o intangible. Por ejemplo, en el Master Class dieron una carpeta a cada estudiante para anotar en las clases. Desde entonces siempre anoto las ideas que tengo. También  mantengo comentarios de libros, películas, artículos, etc. Ahora tengo un diario donde anoto todo. Puedo visualizar mi progreso del día a día. Y todo eso empezó con una carpeta.

Las herramientas intangibles parecen ser etéreas, con poco contenido. En muchos casos pueden venir atadas a una herramienta física.  Este es el caso de la carpeta que invitaba a anotar todo lo que puede ser importante. Una herramienta intangible te invita a ver algo de otra manera. Me recuerdo una frase que dijo Eugene Burger, uno de los profesores del Master Class:

Un mago se hace un truco a la vez.

Esa frase fue suficiente para enseñarme a buscar prioridades, progesar día a día, elegir una sola cosa para dedicarte a ella. Una herramienta intangible tiene una enseñanza en algo sencillo.

Una herramienta quiere que seas el mejor, te apoya para lograr un objetivo. Las soluciones no te dejan pensar, anulan tu criterio y voluntad propia. Una solución puede ser convertida en herramienta si la persona puede discernir entre lo que ayuda y lo impone. Hay que buscar con responsabilidad para encontrar herramientas para hacer lo que queremos. Busca ayuda, pero que no hagan las cosas por ti.

A apoyarnos de las herramientas que podemos aprender de los demás.

Y que las soluciones salgan de nosotros mismos.

Anuncios

Un comentario en “¿Soluciones o herramientas?

  1. Pingback: Eres mejor de lo que crees | Rafael Gorrochotegui

Los comentarios están cerrados.