Para tener control, necesitas capacidad

Para tener control, necesitas capacidad.

Este artículo fue publicado originalmente en mi blog.

Existen historias de personas exitosas que han retomado el control en su vida. La del individuo que renunció en su trabajo de oficina para realizar un emprendimiento. Son personas que parecen tomar una dirección totalmente distinta para controlar su vida. O esa es la historia que le gusta escuchar a la gente.

Nos encantan historias que tienen mínimo esfuerzo, talento natural. Nos gusta hablar de la persona que buscó su pasión. Estas historias son versiones maquilladas de la realidad. Zuckerberg no hizo Facebook para ser gurú de las redes sociales. El encontró una oportunidad. Zuckerberg podía tener control gracias a sus propias capacidades. Sus talentos fueron desarrollados a lo largo del tiempo para decidir tomar el control de sus proyectos. 

Se escucha mucho en Venezuela la historia del pana que la pegó, el que decidió hacer algo drásticamente diferente a lo que dictaba su carrera. Muchas personas piensan que pueden echar el salto solo con el coraje de hacerlo. Tremendo paredón les espera.

Muchas de esas personas que parecen pegarla han pasado por momentos difíciles. Es decir, han tenido un proceso de aprendizaje. Muchos talentos han ganado algo que Cal Newport llama career capital. Estas personas han dedicado tiempo para perfeccionar las capacidades necesarias para sus objetivos. Voy a usar un ejemplo que conozco: Walt Disney.

Walt trabajaba repartiendo periódicos de niño. Allí tuvo su primer contacto con dibujar y las tiras cómicas. Luego -cuando vió por primera vez un cortometraje animado en el cine- empezó a hacer viñetas. Su interés por ser dibujante lo motivó a trabajar en sus capacidades. La verdad es que Walt nunca fue buen animador ni dibujante, pero tenía muchas ideas. Trabajo por un tiempo en el periódico local dibujando. Le pidió ayuda a su hermano Roy y un animador llamado Ub Iwerks para hacer su primer estudio de animación llamado Laugh O Gram. Fueron muy famosos en su ciudad, pero se endeudaron rápidamente.

Walt, Iwerks y Roy se mudaron a Hollywood para abrir un nuevo estudio llamado Disney Brothers' Studio. Walt y su equipo realizaron una de las series de animación más populares de su tiempo. Esta era la serie de Alice, que era una niña real dentro de un mundo animado a lá Quién engañó a Roger Rabbit. Hubo un tiempo que a los cines les dejó de gustar la serie. Se puede considerar el segundo fracaso de Walt.

Ub Iwerks tuvo la idea de hacer un nuevo personaje llamado Oswald The Lucky Rabbit.  Charles Mintz contrató al estudio para distribuir una nueva serie de cortos animados con Universal Pictures. Oswald fue un éxito con la audiencia. Mintz quería renovar el contrato para otros cortos de Oswald con pagando menos. Disney rechazó esa propuesta. Charles Mintz lo amenazó que le destruiría su carrera, pero Walt se mantuvo firme. Mintz tenía los derechos para Oswald, les prohibió utilizar el personaje. Hizo que renunciaran varios animadores de su estudio para trabajar en Universal. Ub Iwerks fue de los pocos que quedaron con Walt y su hermano Roy. 

En un viaje en tren, Walt tuvo una idea para un nuevo personaje. Se lo presentó a Iwerks para rediseñarlo. Walt le presentó a su esposa Lillian el nuevo personaje: Mortimer Mouse. ¿Mortimer? A Lily no le gustó ese nombre. ¿Por qué no lo llamas Mickey? Y así empezó el camino hacia el primer cortometraje con sonido, el primer cortometraje a color, el primer largometraje animado, el primer parque temático, entre otros. Walt estrenó Blancanieves diez años después del primer cortometraje de Mickey Mouse, Plane Crazy.

Walt Disney nunca tuvo un éxito sin tener talento y capacidad para enfrentarse a las dificultades. No solo aprendió a ser animador, tuvo que aprender a lidiar con distribuidores, organizar un equipo de trabajo, refinar sus ideas, entender a su público y conocer sus fortalezas. Todo el proceso que ocurrió hasta Mickey Mouse son las causas de su éxito.

Quienes tuvieron la oportunidad de catapultarse cruzaron un camino de aprendizaje. En esa ruta adquirieron career capital suficiente para tomar las riendas de su vida.

Los talentos únicos  adquieren aprendizajes y conocimientos invaluables. Muchas personas tienen el coraje para alcanzar sus proyectos, pero el coraje no funciona solo. El coraje no separa a la persona de sus sueños. Si Walt nunca hubiese creado a Mickey Mouse de primero sin aprender de sus proyectos anteriores. Mickey fue resultado de los aprendizajes obtenidos en los fracasos anteriores y después tuvo el coraje de seguir intentando. El career capital siempre viene primero.

Deja de pensar en el coraje y empieza a trabajar en tu career capital.


Anuncios

Un comentario en “Para tener control, necesitas capacidad

  1. Pingback: En 500 Palabras | Los objetivos son excusas – Rafael Gorrochotegui

Los comentarios están cerrados.