Diez cosas que aprendí con un blog

Hace cuatro años empecé este blog sin razón. No tenía un objetivo particular excepto escribir, compartir experiencias cuando llegara la musa. Sin duda, la intención ha evolucionado y ha llegado a lugares que no esperaba.

En el 2011 hubo 80 personas que visitaron mi blog comparado con las 516 del 2015. Los temas han variado y continuará así. Cuatro años después, mi blog sigue siendo un experimento.

Pensando un poco sobre lo que he aprendido con este blog, lo puedo resumir en diez ideas. Algunas parecen evidentes, otras no.

  • Uno mejora sin darse cuenta: Cuando uno escribe puede ser difícil encontrar errores u oportunidades de mejora. Por más que edites y corrijas, el estilo se hace con el tiempo. A medida que uno escribe, tus ideas se hacen inteligibles. Comparando artículos de hace dos años con otros recientes se puede ver el progreso.
  • Un post puede llegar a lugares inesperados: Tengo visitas de Canada, Estados Unidos, Inglaterra, España, México, Argentina, Chile, Colombia, Uruguay, Panamá, entre otros. El internet permite que un artículo vuele a lugares que nunca te imaginaste.
  • Cuando publicas algo, deja de ser tuyo: Si alguien lee tus escritos, nunca le digas tus errores. Cuando a un lector le llega el mensaje, siempre le va a dar mayor valor. Deja que esa persona lo reflexione a su manera. Al menos lograste que alguien reflexionara.
  • Escribir no es divertido: Uno piensa que las personas escriben porque lo disfrutan, pero no es así. El proceso de escritura es lo más complicado que uno puede hacer. Uno se queda minutos mirando al techo, pensando cómo traducir una idea en palabras. Luego pasas a leer tu borrador y te das cuenta que es una mierda. Entonces reescribes partes, eliminas párrafos, corriges acentos y palabras mal tipeadas. Todo esto para publicar tu bebé y darte cuenta que todavía tienes errores. Escribir no es un hobby, es un ejercicio mental de organizar tus ideas de la manera más universal que el idioma te permite. Ver la pantalla en blanco y el cursor titilando siempre será un reto.
  • Acepta tus críticas:Siempre hay quien no le va a gustar tus publicaciones. Siéntete bien por ello. Lo que escribes debe llegarle a una audiencia. No tienes que atraer a todo el mundo.
  • No importa cuanto escribas o investigues, el primer párrafo es un delirio: Siempre será lo peor. En el primer párrafo uno está calentando los motores, empezando a trotar antes de la carrera. Es por ello que cuando escribas algo, siempre edita por completo el primer párrafo. Lo primero que escribes es malo porque estás arrancando, no porque no seas bueno escribiendo.
  • Los artículos más interesantes son los personales: Nadie tiene la misma historia que tu. Si escribes de cosas que te interesan con emoción, de manera personal, tus lectores lo van a apreciar. A las personas les gusta escuchar las opiniones e historias de los demás. Aprovecha.
  • No dejes que los demás limiten lo que escribas: Si hay un tema en el que todos tienen un punto de vista diferente a tí, escribe desde el tuyo. Si tienes algo diferente que decir, escribe y publica. Siempre escribe sin preocuparte mucho por el lector. No dejes que el mundo te imponga un tema. Nadie sabe de qué quiere hablar hasta que viene un blogger y se los dice.
  • No se trata de calidad, sino de cantidad: Mientras más escribas, mejor. Si escribes 1500 palabras, vas a poder tener un artículo de 1000 después que lo edites. No pienses en escribir perfecto porque nadie lo logra. Es por ello que siempre hay que hacer un borrador para editarlo. Yo me he propuesto la meta de escribir 500 palabras al día, pero solo publicaré un artículo a la semana. Tengo bastantes artículos que puedo editar con calma. Primero la cantidad de palabras, luego la calidad del contenido.
  • Olvida muchas cosas del bachillerato: La mayoría de las cosas que te enseñaron en bachillerato son cliché. No tienes que colocar un dialogo en comillas si tu estilo no lo requiere y puedes hacer un párrafo de una oración si eres un semidios griego. Juega con la composición de palabras. Por ejemplo, yo utilizo muchas comas para establecer cambios de opinión o reafirmar un comentario. El estilo es tuyo y de más nadie. Experimenta un poco para ver tus resultados.

Escribir ha sido una aventura para mi. Poco a poco ha ido creciendo mi entusiasmo por ello. Ahora mantengo un diario personal y cada vez que tengo una idea para un tema, lo anoto en el teléfono.

Si quieres abrir un blog, hazlo. Si quieres que sea solo sobre ti, no hay problema, Si quieres escribir sobre neurociencia, excelente. Un blog puede ser cualquier cosa para tí. Para mi empezó como un juego y ahora se ha convertido en un proyecto.

Deja que tu voz sea escuchada. El internet necesita voces de todas partes.

Anuncios