Es hora de presentarle al mundo lo que haces

Buscando algo diferente para leer mientras cruzo por las semanas más estresantes de toda la carrera de Comunicación Social, decidí ojear Show Your Work de Austin Kleon. Hace un par de años leí su libro Steal Like An Artist. Ya conocía el autor y me permitía tener una serie de expectativas sobre lo que me podía enseñar.

Un libro corto, pero con verdades para tomar en cuenta, Austin Kleon justifica y evidencia la importancia de presentar nuestros proyectos y trabajos al mundo; compartir todo nuestro trabajo que pueda enseñar, inspirar o entretener a otros.

Puede parecer minimalista, sencilla, incluso ridícula esta propuesta. Cuando observamos el tiempo que las personas se la pasan viendo contenidos compartidos por otros, es innegable que su planteamiento tiene coherencia en el mundo que vivimos. La cantidad de personas que comparten su trabajo en Instagram, Facebook, Twitter y Snapchat dice que algo está pasando con la idea de compartir. No se trata de hacer tu propio reality show en las redes sociales (aunque muchos lo hagan), se trata de demostrar tu experticia en algo de manera humilde, sin esperar nada de nadie. A nadie le importa el plato de comida de tu desayuno, pero si les importa el gran proyecto en que llevas meses trabajando.

De eso se trata compartir. Es la oportunidad que tenemos para dejar que nuestros proyectos hablen por nosotros. No esperes a que alguien te busque o enviar tu curriculum a alguien. A estas alturas, creo que un curriculum empieza a perder valor. Si eres youtuber, un fotógrafo o un escritor, es más probable que alguien se interese por el trabajo que publiques que todos los talleres y diplomados que tengas. No niego la importancia de la educación, pero tiene más valor cuando ese aprendizaje se evidencia en tus acciones.

Ahora, Austin Kleon plantea en el libro que no siempre hay que publicar nuestro trabajo final, sino el proceso o la idea a mitad del camino. Esto da miedo, pero es una manera de demostrar tu experticia o dar un aprendizaje a alguien que se interese en tí. De la misma manera que se publica el detrás de escenas antes de la promoción de una película, la gente se interesa en los pasos que seguiste para lograr un proyecto. Compartes tu esfuerzo y las personas estarán más interesadas en el trabajo final.

Para un perfeccionista como yo, esto me parece una locura. La idea de presentar un trabajo incompleto me da ansiedad. Por eso es que he pensado en explicar mi proceso y pequeños aprendizajes a través de las redes sociales. Puede ser incómodo para mi, pero creo que con el tiempo voy a ver el valor en ello. Imagínense que Da Vinci tuviese Instagram y publicara el proceso de la Mona Lisa. O que Edgar Allan Poe publicara ensayos y poemas en Medium.

Compartir parte de tu trabajo es una forma de devolverle al mundo los aprendizajes que te ha dado y te permite mostrar un lado humano que muchos temen.

Voy a empezar intentando escribir mi proceso para editar y decidir lo que publico. También podría inspirar a través de Instagram hablando de magia. O explico un poco de lo que hago en Snapchat. No sé por dónde empezar, pero ya tengo las ganas de presentar mi trabajo todos los días.


¿Te gustó lo que leíste? Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.

Me puedes seguir en Twitter e Instagram como **RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.**

Anuncios

2 comentarios en “Es hora de presentarle al mundo lo que haces

  1. Pingback: En 500 Palabras | Los objetivos son excusas – Rafael Gorrochotegui

  2. Pingback: Estar preparado para las oportunidades | Rafael Gorrochotegui

Los comentarios están cerrados.