Todo creativo quiere llenar un espacio

Hay una frase que se repite. Es constante. El mundo la susurra todos los días.

Esa frase genera temor en mi generación, que tiene una obsesión por trascender, buscar su lugar en el mundo. Una ansiedad por dejar un legado, el tema recurrente de los millennials.

Todo en el mundo ya está hecho. Ya todo existe.

Esa frasecita. Aturde. Como si me gritaran que ya es muy tarde para crear, innovar, cambiar la vida de una persona. Todas las vacantes están llenas. No hay desarrollo personal, un beneficio colectivo para compartir. Ya todo está hecho.

Eso dicen.

Todo parece colapsado, con tanta variedad que el mismo vértigo te paraliza. Productos, películas, libros, obras de arte, construcciones. Sin salida. Termina todo en silencio.

Esa es la historia que las generaciones pasadas y los medios le quieren contar a mi generación.

No quiero creerlo.

Ni un poco.

Poco aprendí en química, pero si me acuerdo cuando me explicaron que los objetos sólidos pueden tener partículas de aire, espacios de por medio.

Todo creativo, sin importar la disciplina que desarrolla, lucha por llenar un vacío. Es su eterna búsqueda. Hacer un estudio que fortalezca el conocimiento de procesos cognitivos, desarrollar un nuevo medio de comunicación, un sistema que perfeccione el aterrizaje de un avión, una novela que une convenciones de diferentes géneros que no se habían utilizado de esa manera, una asociación luchando por la hambruna de un pueblo.

¿Cuántos vacíos existen por llenar en el mundo? ¿Cuánto es suficiente o mucho?

Muchos lugares parecen saturados. De allí nacen los nuevos creativos. Buscan espacios que faltan por llenar.

Recuerdo una cita de Marty Sklar, Imagineer retirado de Disney. Empezó trabajando para la compañía tres semanas antes de la apertura de Disneyland en 1955 y ha estado en la apertura de todos los parques temáticos desde entonces.

Existen dos maneras de ver una hoja en blanco. Puede ser lo más terrorífico del mundo, porque eres el primero en hacer una marca. O puede ser una gran oportunidad, porque eres el primero en hacer una marca-¡puedes hacer volar tu imaginación hacia cualquier dirección, y crear nuevos mundos!

Hay muchas páginas en blanco para dejar la primera marca. Todos los días hay nuevas páginas para escribir.

Una sala de teatro, un lienzo, un documento de Word, un puesto de trabajo, un fallo en un trabajo de investigación, alguien que necesita cariño. Cada uno de ellos es una oportunidad para compartir nuestro desarrollo personal. Hacemos volar la imaginación y tenemos la posibilidad de crear nuevos mundos, nuevos espacios para compartir.

No le preguntes a nadie qué debes colocar como primera marca. Henry Ford comentó que si le preguntaba a las personas qué querían para transportarse, le hubiesen dicho que querían caballos más rápidos. Si Ford le hubiera prestado atención a los demás, seguiríamos en carrozas.

Muchas personas dirán que no llenes la hoja en blanco, ese espacio, ese vacío que el mundo necesita llenar. Acepta las oportunidades, asúmelas con responsabilidad. Reconoce que tienes algo diferente del resto y eso te hace invaluable.

Todos los días me enfrento con una página en blanco. Tengo miedo, ansiedad, frustración. ¿Qué puedo decir? ¿Qué quiero decir?

Cuando escribo el primer párrafo, agradezco la gran oportunidad que tengo: hablar con ustedes.

Es un espacio que quiero llenar y no pudiera sin hacer la primera marca.

Todo creativo quiere llenar un espacio. Hay vacíos por todas partes.

Deja la primera marca.

Asume que todavía falta mucho por construir.


¿Te gustó lo que leíste? Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.

Me puedes seguir en Twitter e Instagram como @RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

Anuncios

4 comentarios en “Todo creativo quiere llenar un espacio

  1. Pingback: En 500 Palabras | Altibajos – Rafael Gorrochotegui

  2. Pingback: En 500 Palabras | La Guerra – Rafael Gorrochotegui

  3. Pingback: Los 10 artículos más populares de 2016 | Rafael Gorrochotegui

  4. Pingback: Estar preparado para las oportunidades | Rafael Gorrochotegui

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s