Ser profesional

El término se difumina en la actualidad. Su origen es claro, pero necesita volver a definirse. Una palabra con tanta carga social no puede utilizarse a la ligera.

La palabra ‘profesional’ se contrapone en muchos casos. La definición de el trabajo cambia. Unos habitan en la oficina de 9 a 5, otros revisan sus actividades durante unas horas desde una laptop en su casa.

El contexto donde se realiza ya no define la complejidad de un trabajo. De igual manera, el profesionalismo no encaja con los parámetros iniciales de una cultura de camisa y corbata. Las horas de trabajo varían y los modos de remuneración también. El concepto de un “trabajo estable” no se logra con beneficios corporativos o un seguro social. La diversidad de opciones en el mundo profesional difumina el status quo.

Así como el contexto para ser profesional pierde importancia, también se pierde el punto de partida. ¿Eres profesional cuando tienes un título profesional? ¿Tú primer día de pasante? ¿La primera vez que ¨mataste un tigre¨? Pierdes el norte porque “el profesional” parece no cumplir unos requisitos definidos.

Las dudas están claras. Revisemos el Diccionario de la Real Academia Española por un minuto:

profesional. adj.

  1. De la profesión.
  2. Que realiza una actividad como profesión.
  3. Que ejerce su profesión con competencia y dedicación.

Intentemos con profesión.

profesión. f.

  1. Actividad habitual y retribuida a una persona, para cuyo ejercicio generalmente ha recibido formación.
  2. Hecho de profesar.

Las definiciones no son distantes a los parámetros que mencionamos.

Entre los elementos de estas definiciones, parece que el profesional involucra:

  1. Una actividad habitual que te permite ser reconocido.
  2. Una retribución o transacción en la que obtienes algo a partir de tu trabajo.
  3. Una formación para realizar la actividad habitual en que te enfocas.

Los elementos se ajustan a una nueva concepción. El punto de transición para un profesional es el simple hecho de asumirlo. Si eres consistente, vas a ser profesional.

El profesionalismo empieza desde nosotros y luego es reconocido.

A veces me llaman profesional luego de una presentación de magia. Aunque no me dedico a tiempo completo como mago, asumo mi trabajo con profesionalismo. Hago todo lo posible para colaborar en el proyecto que esté. Busco prevenir cualquier inconveniente durante la presentación. Mi profesionalismo se hace desde mi casa para estar listo al momento de presentarme.

Igual es cuando escribo. Asumo mi profesionalismo cuando busco maneras de mejorar mi escritura y que sea una actividad constante. Los artículos que publico son solo el pequeño resultado de horas de trabajo, donde la retribución es mi propia satisfacción del esfuerzo que realizo.

Con el tiempo, si realizas tus actividades de forma dedicada, te empiezan a llamar profesional. No tienes que esperar a que un título académico defina el profesional que quieres ser. El título es solo prueba de tu esfuerzo para ser profesional.

El profesional es rol y estatus, función y posición. Logras cumplir algo y tu grupo social te reconoce cuando ven que trabajas con determinación.

Uno no se convierte profesional. Con nuestras acciones construimos el profesionalismo. Una persona será tan profesional como las actividades dirigidas a sus proyectos y objetivos.

No esperes a que te llamen profesional solo porque tienes un título. Asume la responsabilidad de la palabra y la carga que conlleva.

Ser profesional se trata de crecer, sentir que todos los días aportas algo a un colectivo y te desarrollas como persona.

Y, como si fuese por accidente, el mundo te empezará a llamar profesional.


¿Te gustó lo que leíste? Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.Me puedes seguir en Twitter e Instagram como @RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

Anuncios

3 comentarios en “Ser profesional

  1. Pingback: En 500 Palabras | Altibajos – Rafael Gorrochotegui

  2. Pingback: En 500 Palabras | La Guerra – Rafael Gorrochotegui

  3. Pingback: Los 10 artículos más populares de 2016 | Rafael Gorrochotegui

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s