Cruzando por Main Street U.S.A.

Enero de 2006.

Estaba con mis tíos y primos, riendo y celebrando el momento. La brisa y el reflejo de los fuegos artificiales cruzaban mis ojos mientras gritaba en Big Thunder Mountain. La música de Wishes ambientaba todo Magic Kingdom.

Hora de partir. Cruzando por Main Street U.S.A. cometí el error de mirar hacia el castillo. Empecé un llanto como si me quitaron algo amado, un talismán que es solo mío.

Todavía cuando salgo de Magic Kingdom por Main Street U.S.A. y veo el castillo, puedes ver cómo las lágrimas de mi niño interno cruzan por mis mejillas.

Mi primera visita a Magic Kingdom fue a los nueve meses. Desde entonces he visitado Walt Disney World innumerables veces. Tuve el chance de conocer Disneyland y Disneyland Paris. Es inevitable estar atado a un lugar que represente tanta nostalgia.

Cuando pienso en visitas pasadas, los parques representan familia. Significa momentos que compartí con mis hermanos, primos y tíos. También ha sido un lugar de despedidas. Las fotografías de viajes anteriores marcan memorias que con el tiempo se han endulzado.

Mi sentimiento por un lugar que comparto con millones de personas se da por sus aventuras, lo que John Hench llamaba ‘pseudoamenazas’. En ningún otro lugar puedo viajar en el espacio, entrar a una casa abandonada y visitar a los Muppets.

Es una experiencia multisensorial. No entenderás la obsesión de un niño por hacer una cola para ver un personaje hasta que visitas a Mickey Mouse y te saluda. Entras en un estado de juego, donde aceptas una realidad virtual.

Los parques de Disney significan muchas cosas para diferentes personas. Las décadas transcurren y millones de personas los siguen visitando. Es la segunda casa de muchas personas y cualquier cosa que le ocurra al parque les afecta. Todos forman parte de esa junta de condominio. Cuando una atracción es cerrada, algunos celebran y muchos lo lamentan.

En un episodio de Retro Disney World Podcast, uno de los locutores estaba hablando de Mr. Toad’s Wild Ride con un sentimiento diferente. La atracción lo recordaba a su madre, que había fallecido días después de grabar el podcast.

Los sentimientos están atados a lugares y recuerdos. Por eso es que las personas adoran volar con Dumbo o montarse en un barco pirata y acompañar a Peter Pan. No se trata de la experiencia en si, sino con quién la compartes.

Las películas de Disney son mi infancia. Blancanieves, Pinocho, Dumbo, Melody Time, Peter Pan, Fantasia y el resto del legado Disney. Como todo niño, las veía hipnotizado. Había un misticismo detrás de ellas que continuaba después de la película. Me acuerdo que en el VHS de Peter Pan había un pequeño documental después de los créditos, que explicaba un poco la historia de la película y cómo utilizaban actores reales para que los animadores trabajaran el movimiento en los dibujos. Cuando entendí que la película estaba hecha cuadro por cuadro, trazo por trazo, papel por papel, cambió mi manera de ver animación.

Cada vez que veo una película de animación, admiro cada detalle del cuadro. Me río de gags que pasaban desapercibidos en mi infancia, admiro el detalle de los colores, observo la profundidad de campo lograda con la cámara multiplano. Ya con más edad, encontré otra experiencia visual. Era como ver la película otra vez.

Disney Channel era mi canal. El régimen era sencillo. Llegaba del colegio, almorzaba, prendía el televisor a ver series. Cuando empezaba Zapping Zone, me preparaba para bañarme entre los comerciales para no perderme nada. Luego colocaban una película. Al finalizar los créditos, me acostaba a dormir.

En Disney Channel, mi interés por los parques de Disney resurgía de vez en cuando. Siempre tenían micros sobre los parques y nuevas atracciones. Buscaba en internet lo más reciente Recuerdo que en esa búsqueda me enteré de Expedition Everest. También estuve por dos años en VMK, que era el Habbo de Disney.

Cuando descubrí que había personas con el mismo interés que yo en internet, seguí el camino. Mi primer encuentro con la comunidad Disney fue con Doombuggies, una página dedicada a la historia de The Haunted Mansion, y TellNoTales, una página dedicada a la historia de Pirates Of The Caribbean. Leía sin parar los artículos una y otra vez, como si se tratara de una materia del colegio.

La historia que había detrás de estas dos atracciones me enganchó inmediatamente. Vi detrás del telón, impactado por todo lo que había allí. Como un aficionado a la magia, me impactaba el nivel de detalle necesario para lograr las ilusiones de estas atracciones. Sus historias eran fascinantes.

Otro aspecto que descubrí durante mis primeras investigaciones sobre los parques era la relación tan personal que tenían con Walt Disney. Cuando consideras que Walt invirtió en Disneyland aunque nadie creía en el proyecto, se convierte en una historia de valentía y de lucha creativa. Los parques eran el último gran proyecto de Walt. Sus ambiciones en Florida no eran solo un parque, sino toda una ciudad dedicada a presentar una nueva forma de vida. E.P.C.O.T. se llamaría su ciudad experimental. EPCOT, el parque que abrió sus puertas en 1982, es solo un tributo del gran proyecto de Walt.

Mientras aprendía sobre todo el proceso involucrado en el diseño, la construcción de parques y atracciones, también aprendí de otros temas. Mi sensibilidad por el diseño visual, la arquitectura, el uso de colores, la historia, las transiciones visuales y el uso inteligente de la ingenieria se la debo a mis investigaciones sobre los parques. Estos aprendizajes fueron permeando en otros lugares, como en mi magia. Cuando entro a un local comercial o cualquier espacio público, pienso en cién maneras de cómo podría mejorar la experiencia. Ahora sé cuando algo no está en su lugar en una atracción, cuándo el sonido no está sincronizado o cuándo hay un Audio-Animatronic que quitaron para repararlo.

La historia detrás de Walt Disney Imagineering me motiva a creer que la creatividad no tiene límites. ¿Cómo explicas que un grupo de animadores, que nunca tuvieron idea de diseño tridimensional, de arquitectura, de ingenieria o de cómo funciona un restaurante, lograron diseñar un parque temático? Estas personas son unos creativos multidisciplinarios. Para ellos, el cielo es el límite, sin importar las herramientas que utilicen. Me identifico con ellos porque me considero alguien que nunca hará una cosa a la vez. Hay días que soy mago, director de cine, otros soy actor, a veces escritor. Mi límite no es el sustantivo, mi límite es el cielo.

Esta historia de los parques de Disney me cautivan. Me presentó un mundo donde todos los días tienen el objetivo de lograr lo imposible. Te motiva a soñar, a eliminar las fronteras. No existen ataduras más allá que el esfuerzo arduo y la creatividad. Walt Disney es el ejemplo más visible, pasando de cortometrajes animados a largometrajes, después a programas de televisión y finalmente a parques temáticos y planificación urbana.

A los parques de Disney les agradezco recuerdos, sentimientos, alegrías, tristezas. También les agradezco mi admiración por el diseño, la arquitectura, la creación de historias, la ingeniería y la tecnología.

Desde ese pequeño descubrimiento por internet en 2006, mi pasión se mantiene. Todos los días tengo una lista de usuarios que hablan de Disney en Twitter, podcasts que escucho, blogs que dedican meses redactando artículos sobre la historia de diferentes elementos de los parques. Una vez discutimos en Twitter sobre los nuevos colores que habían colocado en un edificio de Main Street U.S.A.

Soy fan de Disney porque me ha otorgado experiencias, aprendizajes y sentimientos que no encuentro en otra parte. Me ha acompañado en todo momento de alguna forma u otra. La historia de Walt Disney conecta en muchos puntos con mis aspiraciones a futuro.

Si resumo por qué soy fan de Disney, regresaría a esa historia del 2006, dándome una vuelta para ver el castillo de Magic Kingdom, llorando porque no lo vería en mucho tiempo.


¿Te gustó lo que leíste? Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.Me puedes seguir en Twitter e Instagram como RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

Anuncios

Un comentario en “Cruzando por Main Street U.S.A.

  1. Pingback: 45 años de Walt Disney World – Rafael Gorrochotegui

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s