En 500 Palabras | Rio 2016

Supongo que hoy habrás escuchado una cosa o dos de las Olimpiadas. Puede que hayas visto alguna de las competencias.

Llevo una semana en la playa, pero mientras estaba en Caracas ojeaba durante un par de horas las competencias.

Las competencias que disfruté fueron las de natación, ping pong, ciclismo y gimnasia.

El ciclismo supera todas las anteriores.

Allí estaba el ciclista colombiano, el favorito de la competencia. Lideró por varios kilómetros de la carrera. De vez en cuando se alternaba con otro ciclista para descansar.

La historia era clara. El ciclista colombiano ganaría, los comentaristas se destacarían con un discurso motivacional y el atleta llevaría el oro a su país.

Pero los deportes no son así. Esto no es una historia escrita por Sylvester Stallone. No hay manera de cambiar los resultados para darle la medalla de oro a quien se lo merecía en lugar de quien ganó.

En una de las curvas de la carrera, el ciclista colombiano se deslizó, estrellándose hacia una malla. Allí estaba, con el dolor de estar inhabilitado para seguir adelante, con el dolor que conlleva una lesión.

La sociedad nos cuenta historias. Historias en la que buscamos encajar. Cuando encajamos, nos consideramos exitosos. Cuando no lo logramos, nos dicen que es un error.

En esta narrativa se paralizan muchas personas.

A mi se me olvidó quién obtuvo la medalla de oro, pero nunca olvidaré al ciclista colombiano. En la próxima Olimpiada, estoy seguro que estará allí, como si en la competencia pasada hubiese sido el ganador.

Nos gusta premiar el talento a diferencia del esfuerzo.

Los atletas nos sorprenden por su determinación, no por su talento.

Porque muchas personas montan bicicleta, algunos lo hacen a nivel profesional y el 1% entrena todos los días para superarse.

Hay que luchar por ser ese 1% en el área que quieras triunfar.

Eso es todo lo que necesitas para ganar.

Eso sí, asume que no ganarás todo el tiempo.

Hace cuatro años, un fanático se tomó una foto con Michael Phelps.

Ese mismo niño ganó en la última competencia del tiburón de Baltimore.

Este año no ganó el ciclista colombiano, pero en Tokyo tendrá una nueva oportunidad.


¿Te gustó lo que leíste? Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.Me puedes seguir en Twitter e Instagram como RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s