Creadores y Consumidores

Hay que inspirarse de lugares inesperados para lograr resultados deseados.

Para avanzar, nuestra mente necesita de nuevas perspectivas. La mente es como un músculo: si no haces nada con el, empieza a perder energía. Hay que llenar nuestra mente de ideas para resolver problemas. Con estas ideas, logramos producir resultados.

Todos los días creamos y consumimos. El trabajo suele ser un lugar de creación y llegamos a la casa a consumir. Por eso nos sentamos a ver televisión, chequear Twitter o leer un libro.

Parecen dos actos distintos, pero están vinculados. Somos una esponja. Todo lo percibimos. Lo que leemos y vemos afecta nuestra capacidad de creación.

Hay que buscar el balance entre la creación y el consumo. Si estos dos actos están unidos, entonces hay que alinearlos de una manera. Hay que darnos el tiempo de reconsiderar la manera en que consumimos.

En algunos oficios, el balance está alineado. Un crítico de cine necesita ver películas como parte de su trabajo. Un profesor necesita mantenerse al tanto de nuevos estudios. La creación y el consumo están delimitados porque uno produce el otro y viceversa.

Sin embargo, en otros casos no están unidos. Puede que sea de manera inconsciente. Y esto nos afecta porque nuestra capacidad de resolver problemas corresponde de lo que consumimos. Hay que actuar de manera consistente para crear algo diferente, que tenga valor para nosotros. Para ello tenemos que colocar un margen claro entre consumir y crear. Esto involucra la manera en que usamos nuestro tiempo.

Hace dos meses empecé un experimento. Apagué todas las notificaciones de mis correos y solo podía ver mis correos en la tarde. Esta es una forma de consumo que me quita tiempo y desgasta mi energía.

Una persona que empieza su día viendo el correo no le está prestando atención a actividades que tienen mayor prioridad. Claro, hay personas que necesitan revisar correos como parte vital de su trabajo, pero muchos lo utilizan solo como una excusa para no trabajar en otras actividades complejas.

Yo quería intentar apagar mis notificaciones porque las considero una distracción innecesaria cuando estoy escribiendo o haciendo otra actividad que requiere de mi absoluta atención.

Primero, no quería tener la urgencia de ver mi correo cuando era algo inútil como los descuentos de una tienda o spam.

Segundo, cuando veo los correos estoy perdiendo mi atención en lo que otros quieren que yo haga. Puedo usar ese tiempo para leer un libro, ensayar magia o escribir.

¿Suena egoísta? Sí. Pero más egoísta para mí son aquellos que quieren distraerte de tus objetivos.

Hay que usar nuestro tiempo de consumo para aprender, inspirarse o entretenerse. De esta manera, tienes nuevas ideas para crear.

Hay que limitar el consumo en el momento de creación. Protegerlo como tu momento de soñar sin que nadie te moleste. Si consumes en ese momento, es inevitable que te empieces a comparar. Vas a tener miedo por empezar y tendrás dudas. Vas a empezar a sentir una resistencia por el acto de crear.

Cada mañana me levanto con un espacio dedicado a escribir para esta página. Intento limitar el consumo de redes sociales. A veces escucho un podcast, pero normalmente pongo algo de música para empezar el día con café. Me levanto antes que salga el sol. Estoy seguro que nadie va a necesitar de mi atención a las 5am.

A veces leo un libro antes de empezar a escribir, pero entonces no podía parar de leer. Entendí que era mejor escribir primero y leer después. Depende del día escojo qué hacer primero, pero mi meta es leer máximo uno hora y escribir máximo 1000 palabras para mantener delimitado el tiempo para ambas actividades.

Cuando empiezas el día creando, tienes una mentalidad de acción. Hiciste algo importante para ti y luego puedes darle tu atención a los demás. Tienes una intención por empezar el día creando. Mientras algunos ven las noticias, tu diste un paso significativo hacia tu vida.

El creador debe tener un margen de tiempo para dejar que fluya una corriente de ideas que hemos consumido. Esa corriente de ideas luego se convierte en un concepto que querrás desarrollar.

El balance entre crear y consumir, se basa en colocar la creación como tu principal objetivo. Consumes para crear. Entiendes que todo lo que le dedicas tu atención afecta tus propios resultados y tienes que aprendes a escoger de manera inteligente lo que te puede ayudar a alcanzar mejores resultados.

Si delimitas tu consumo a cosas que pueden alterar de manera significativa tus proyectos, estás dirigido a crear cosas que son importantes para ti. ¿No sabes por dónde empezar? Aquí te doy unas opciones para experimentar.

  • No veas televisión por una semana. Luego considera cuanto tiempo obtuviste al dejar el consumo de televisión. Una versión ligera de este ejercicio es dedicarle solo una hora de televisión. El norteamericano promedio consume 5 horas de televisión al día. Piensa qué puedes hacer con ese tiempo que puede ser más importante para ti.
  • Coloca tu teléfono en silencio en un horario específico. Yo lo coloco de 6pm a 11am Tus notificaciones no te van a distraer, vas a tener menos ansiedad de ver el teléfono cada vez que suena y te concentrarás en una actividad. También limitas el tiempo que prestas tu atención a los demás. Si quieres que el teléfono suene para llamadas de familiares, puedes escoger que el teléfono suene cuando te llamen personas incluidas en tu lista de favoritos.
  • Limita revisar tus correos a diez minutos al día. Muchas veces vemos correos sin parar y no pensamos todo el tiempo que estamos perdiendo. Si le das un tiempo específico, te das un margen para concentrarte en otras actividades.
  • Después de ver una película, abre una nota en tu teléfono y escribe una breve crítica. Esto permite que tengas una mentalidad creativa frente a lo que consumes. Piensa qué te gustó de la película y por qué. Tener un criterio es algo invaluable en la actualidad y puedes perfeccionarlo con pequeñas actividades como esta.
  • Escribe una nota de algo importante que debes hacer mañana. Esto lo hace Shawn Blanc todos los días para saber qué va a escribir en su página. Al anotar algo importante que tienes que hacer de primero, limitas tu atención. Te enfocas en lo importante y no lo urgente.

Todos los días, muchas personas luchan por dar lo mejor de si mismos. Si orientamos nuestro consumo a cosas que revitalicen nuestra creatividad, podemos tener mayor concentración en nuestros proyectos y limitar nuestra atención a aquello que es importante para nosotros. Intenta una de las ideas que presento aquí y reconsidera el balance que tienes como consumidor y creador.


 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s