El Dumbo Comunista

Después de una cena en 1934, los animadores fueron llevados a un estudio. Esa noche, Walt Disney les contó su nuevo sueño. Escena por escena, les contó la historia de Blancanieves y los Siete Enanitos.

¿Un largometraje animado? Los animadores estaban confundidos. No creían que las personas estarían dispuestos a ver dibujos durante hora y media.

Para Walt, su idea era sensata. Si las personas veían seis cortometrajes seguidos, también podían ver un largometraje. Si Charlie Chaplin logró saltar a los largometrajes, era posible un largometraje animado.

Los rumores rodaron por todo Hollywood. Empezaron a llamarlo Walt’s Folly(La estupidez de Walt). Su hermano Roy intentó explicarle que el proyecto no tenía sentido. Hasta Lillian Disney, esposa de Walt, no le encantaba la idea de un largometraje.

La matemática estaba clara, el costo del largometraje sería equivalente a unos ocho cortometrajes. El presupuesto sería de $250.000. Pero el cálculo no se materializó. Blancanieves tuvo un presupuesto de $1.5 millones. Walt tuvo que hipotecar su casa. Si Blancanieves no tenía éxito en taquilla, marcaba el fin del estudio de animación.

Los nervios aumentaban la noche del 21 de diciembre de 1937 en el Carthay Circle. Clark Gable, Marlene Dietrich, Charlie Chaplin, Shirley Temple y Preston Foster eran algunas de las estrellas invitadas para la premier de la cinta animada.

Empezó a rodar la película y las personas empezaron a maravillarse por la historia.

Al finalizar el filme, todos los invitados aplaudieron de pie. Se le podían ver las lágrimas a Marlene Dietrich y Charlie Chaplin. Cuando Blancanieves fue estrenada para el público en 1938, rápidamente se convirtió en la película más taquillera del año.

Este éxito se logró con bastante sacrificio por parte de los trabajadores del estudio. Los animadores trabajaban hasta diez horas continuas sin ser pagados por el extra tiempo. Unos animadores contrataron sus propios ayudantes para seguir la animación de la película. Todo esto era con la promesa que luego de Blancanieves podían recibir unos bonos.

Pero no fue así.

Walt Disney solo dio bonos a un pequeño grupo de animadores. Los consideraba los mayores colaboradores de la película. Al resto de los animadores se les aseguró que luego de la producción de Pinocho, podían obtener un aumento de salario.

Pero no fue así.

Ni Pinocho ni Fantasia recaudaron su presupuesto en taquilla. Walt no podía predecir que el 1 de septiembre de 1939 iniciaría la Segunda Guerra Mundial. Esto no permitía que las películas se distribuyeran al extranjero, reduciendo el mercado potencial para sus filmes. Muchos animadores fueron despedidos por estos resultados.

Walt Disney Productions tenía un plan. Dumbo sería una película de bajo presupuesto para recuperar el dinero invertido en las dos películas anteriores. La pre-producción de Bambi fue paralizada, cuyo desarrollo venía desde 1938. La idea es que se redujera el detalle en los ambientes de la película y se reutilizaran células de animación cuando fuese necesario. Los ambientes eran coloreados con acuarela en vez de oleo.

Los animadores no resistían una película más. Ya eran tres años esperando la promesa de un mejor salario. Mientras unos animadores ganaban $300 a la semana, otros ganaban $12 a la semana.

El 29 de mayo de 1941 iniciaría una protesta que sería el punto de inflexión más importante en la vida de Walt Disney. De allí en adelante, Disney dejaría de considerar su estudio como una familia.

Art Babbit, uno de los animadores de Disney, llevaba semanas preparando la protesta junto al Screen Cartoonists’ Guild. Cuando Walt se enteró que Babbit era uno de los líderes de las protestas del sindicato, lo despidió por sus actividades. Esa acción prendió la chispa de la protesta.

La protesta duró dos semanas. Hasta animadores de Warner Bros. como Chuck Jones estaban apoyando a los animadores de Disney. Cuando vieron que Walt no pensaba hacer nada por los animadores, la tensión empezó a crecer. Un día, mientras Walt cruzaba en su carro por el mar de protestantes, le rompieron las ventanas.

Nelson Rockefeller estaba al tanto de la situación y como parte del comité de Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado invitó a Walt para que viajara a Latinoamérica como embajador de buena voluntad de la Política de la Buena Vecindad. Éste viaje fue la causa de películas como Saludos Amigos y Los Tres Caballeros.

Con el jefe fuera del problema, se enfriaron los conflictos, colocando un mediador federal para negociar los salarios. Se acordó que el sindicato tenía la razón en cada argumento y los estudios de Disney tuvo que firmar un contrato para acordar los reglamentos del Screen Cartoonist’s Guild con respecto a los salarios.

La producción de Dumbo prosiguió luego de la protesta, padeciendo los daños colaterales. Los 1200 empleados del estudio se redujeron a 694. Walt Disney luego hablaría bien de la protesta diciendo que ¨limpió todo el estudio¨.

Dumbo tiene un pequeño tributo de los protestantes. En una escena, se ven la silueta de varios payasos luego de una función que se parecen bastante a siluetas de muchos animadores de la protesta. Luego de la excelente función, los payasos empiezan a cantar y se dirigen al dueño del circo(ehm, Walt) para pedirle un mejor salario.

Con una duración de 68 minutos, RKO Productions no estaba dispuesta a distribuir Dumbo. Luego de negociaciones, la productora cedió. Con un presupuesto de $950.000, logró recaudar $1.6 millones en taquilla.

Walt Disney nunca perdonó a los animadores que formaron parte de la protesta. Luchó contra ellos luego de las protestas al catalogarlos de comunistas.

Llamar a alguien comunista en Hollywood era un tema delicado. Con la lucha anti-comunista, J. Edgar Hoover estaba tomando decisiones drásticas en contra de cualquier sospechoso. Esto llevó a la llamada lista negra de Hollywood.

En 1947, Walt fue citado a dar unas declaraciones en el House Committee on Un-American Activities (Comité de la Casa de Actividades No-Americanas). En sus declaraciones mencionó la protesta de 1941, donde aseguraba que fue promovida por comunistas. Esto afectó la carrera de muchos animadores, incluyendo Art Babbit. Cuando eras acusado de comunista, nadie en Hollywood estaba interesado en contratarte.

Dumbo es considerada la película más emocional de Disney. Muchos críticos la alabaron por el minimalismo de la animación. Como no hacían mucho énfasis en los ambientes, se enfocaron en los personajes. Esto dio a que el personaje de Dumbo se considerara la mejor animación de la historia. También fue la primera película de Disney que rompe una narrativa para una secuencia. El desfile de los elefantes rosados es el primer juego surrealista luego del trabajo realizado en Fantasia.

Aunque no se podía comprobar si los animadores de la protesta eran comunistas, Walt luchó durante mucho tiempo en contra del comunismo y el nazismo. Trabajó junto al Departamento de Estado para realizar varios cortometrajes anti-nazi, inclusive uno incentivando a pagar los impuestos para mantener los costos de la guerra.

Dumbo fue una película que siempre le trajo malos recuerdos a Walt, pero gracias a ella tuvo muchos aprendizajes. Y las lecciones no eran de cine o de animación, sino de cómo tratar a las personas y con quiénes podía confiar. Entendió que no podía tener a un grupo de privilegiados si deseaba mantener una cultura de camaradería en el estudio.

La narrativa de Walt Disney que se mantiene es de una carrera artística perfecta debido a la historiografía oficial que proyecta The Walt Disney Company. Pero como toda persona, Walt sufrió grandes conflictos en su vida. Esta protesta fue un momento determinante para su carrera y reconsideró su manera de dirigir la casa productora. También demuestra una perspectiva política que pocas veces se conoce de Walt, al ser una persona importante para la propaganda de la Segunda Guerra Mundial.

Puede que esta historia no sea compatible con el ideal que tenemos de Walt Disney, pero esta experiencia fue un paso importante hacia el hombre que recordamos hoy en día.


¿Te gustó lo que leíste? Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.Me puedes seguir en Twitter e Instagram como RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

Anuncios

Un comentario en “El Dumbo Comunista

  1. Pingback: En 500 Palabras | Reiniciar – Rafael Gorrochotegui

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s