El reemplazo de una laptop

Desde el 2010, el iPad ha sido una manera distinta de interactuar con la tecnología. Era más sencillo que una computadora pero menos sencillo que un teléfono. Era como un intermedio. Estaba junto a una laptop.



La categoría de las tablets empezó en 2006, pero Apple fue el primero capaz de ofrecer un producto ideal para los consumidores. Al inicio, lo consideraban una burla, un iPod gigante. Con el tiempo, las personas han encontrado un lugar para esta nueva categoría tecnológica que está cobrando mayor importancia para la productividad de trabajadores y estudiantes.

Para mí, el iPad ha sido un acompañante diferente. Puedo leer, jugar, hacer trabajos, ver videos y navegar por internet. Tenía mayor flexibilidad que la Mac porque lo podía llevar en mi bulto. Como decía Steve Jobs en su introducción del iPad, es un cuadro que se llena con la actividad que quieras realizar. Su utilidad de reducir distracciones es algo que ninguna Mac puede ofrecer.

Al empezar la universidad, pensaba cómo el iPad podría formar parte de mis actividades de estudiante. En mi primer año usaba dos cuadernos, uno funcionaba de agenda y el otro para mis apuntes de las diferentes materias. Este sistema no era nada bueno y terminó afectando mi desempeño académico. Mientras acumulaba más lecturas impresas y trabajos en carpetas, supe que era un desastre. No tenía una forma razonable para organizarme. Me frustraba que en los tiempos libres podía hacer trabajos para adelantar, pero no tenía una laptop. Hay veces que perdía clases porque confundía unos apuntes con otros. Me sentía deprimido porque sabía que podía mejorar y así ser mejor estudiante. Así fue como reconsideré la idea de usar el iPad.

A finales de primer año, empecé a llevar el iPad para hacer trabajos y llevar apuntes de una materia, Introducción a la Imagen. Notability era mi aplicación para llevar apuntes de cada clase. Su método de organización por materia y carpetas era ideal para la funcionalidad que quería. Ya no sentía que llevaba ladrillos en mi bolso porque tenía libros, lecturas y apuntes en un solo objeto. La carpeta desordenada y llena de papeles doblados era reemplazada por documentos en PDF que se sincronizaban con Dropbox o Google Drive.

Al finalizar primer año, consideré la meta de aprender a realizar todas mis actividades académicas en el iPad. Al inicio era un reto con muchos obstáculos, pero con el tiempo encontré las posibilidades. Muchas restricciones eran de mis propios prejuicios. ¿Cómo esta tablet puede hacer lo mismo que un computador? A medida que aprendía los sistemas, despejaba mis dudas.

Una parte importante para aprender fueron los podcasts y varios blogs de tecnología. Allí conocí a Federico Viticci, editor de Macstories, que realizaba todo desde su iPad. Gracias a Viticci conocí varias apps y utilidades que saltaban los obstáculos del sistema operativo.

Consideré que había logrado mi meta cuando mi computador estuvo una semana apagado. Fue mi momento de triunfo personal.

Para usar la Mac, uno tiene que permanecer sentado, no tienes movilidad. Con el iPad, podía revisar fechas de entrega y tareas mientras desayunaba. Podía dedicar unos minutos a leer un pdf mientras llegaba el profesor a la clase. El iPad me brindaba una portabilidad y flexibilidad que ninguna laptop podía brindar.

Cuando me asignan una lectura, la imprimo y la pagamos entre varios estudiantes. Escaneo el documento, lo convierto en un pdf y lo envío por correo. Esto toma menos de diez minutos. Luego puedo hacer anotaciones, subrayar y resaltar partes del texto con PDF Expert o Notability.

Tres años después

Muchas cosas han cambiado desde la primera vez que intenté usar el iPad como una laptop. No existía el iPad Pro, ni el multitasking de iOS 9 o Handoff para pasar documentos al teléfono. En la actualidad, la mayoría de mis trabajos los realizo en el iPad. Me parece más sencillo que un computador. Si tengo un problema específico que quiero resolver, programo un poco con Workflow para resolver el inconveniente. Por ejemplo, cuando quiero reducir la calidad de una imagen para colocarla en un artículo, tengo un sistema en Workflow que me permite escoger la imagen, reducir la calidad y convertirla en formato PNG. Luego lo puedo colocar en el artículo o colocarlo en Dropbox.

La nube, como Dropbox e iCloud, son dos herramientas importantes para guardar documentos. La nube es un respaldo ideal porque te permite trabajar el mismo archivo en diferentes dispositivos y compartirlo fácilmente con otras personas. Por ejemplo, puede que subraye un pdf en el iPad y luego lo necesito en el computador para un trabajo de investigación. Cuando hago trabajos en Word. Puedo enviar un link de Dropbox a mis compañeros para que puedan descargar el archivo.

Con el sistema que tengo en mi iPad, he logrado adelantar trabajos de manera más eficiente. En un trabajo que requería editar un documental, pude ayudar a realizar le proceso en menos tiempo. Teníamos el audio de la narración aparte del video y las imágenes. Mi compañero me enviaba los archivos vía Airdrop y los editaba a medida que el editaba el video. Luego le enviaba el audio editado vía Airdrop para unir la edición. De esta manera, logramos editar en menos tiempo que esperábamos.

Con iOS 9, el iPad lo podía utilizar como mi computador principal. Uso el Apple Pencil para hacer anotaciones en pdf y otras actividades en la interfaz del usuario. Uso un Magic Keyboard para escribir (como en este momento), pero también puedo escribir directo desde el teclado del software. El poder de un computador estaba en una tablet.

La mayoría de las actividades que realizo son desde el iPad. Es más cómodo y versátil para mí. Inclusive, hay veces que no uso la Mac por semanas. La Mac la uso para descargar archivos, editar videos, jugar. También la utilizo cuando voy a editar artículos durante largos períodos de tiempo. De resto, todo lo hago en el iPad.

El último año surgió el debate si el futuro de la computación está en las tablets. Para muchos profesionales, puede ser una solución cómoda y práctica para muchas actividades que realizan en sus trabajos. Para mí las tablets no son el futuro, sino el presente. Ya muchas personas trabajan desde sus tablets como sustituto de una laptop y con el tiempo esto se va a expandir. Cuando todo lo puedes hacer en una tablet, la solución es evidente.

Todavía hay personas que requieren computadores, pero esto se debe a que necesitan el poder de los procesadores. Los fotógrafos, editores de video, diseñadores y programadores requieren de un computador como una PC o Mac. El resto de los mortales no tiene excusa.


¿Te gustó lo que leíste? Conviértete en Patreon.

Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.

Me puedes seguir en Twitter e Instagram como RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s