Hitch: traduciendo del lenguaje cinematográfico

Los inicios del cine fueron un proceso de experimentación. No había una visión particular sobre cómo utilizarlo. No habían clichés ni convenciones de género ni el lenguaje cinematográfico de hoy en día.

Las primeras cintas se realizaban con planos generales, algo así como un teatro para la cámara. La cámara no contaba la historia, sino los actores con su interpretación muda. Los alemanes se dedicaron a darle una función estética a la cámara, convertirla en la herramienta que cuenta la historia.

Fritz Lang, Robert Wiene y F.W. Murnau jugaron con la cámara desde diferentes perspectivas. Estaban atraídos por el expresionismo que se desarrollaba, creando escenografías exageradas, que generaban contrastes con la realidad. Se agruparon en el expresionismo alemán por el lugar y el tiempo que vivieron, pero cada uno tomó diferentes maneras de trazar lo que era para ellos el séptimo arte.

Un joven inglés, conoció a estos maestros del cine durante el rodaje de su segunda película. Allí compartió con F.W. Murnau, donde aprendió todos los descubrimientos que habían logrado al experimentar en el cuarto de edición. Esas conversaciones duraron meses, suficiente para alterar la historia del cine.

Se dice que los alemanes inventaron el lenguaje cinematográfico. Luego vino Alfred Hitchcock y tradujo ese lenguaje para que lo utilizara el mundo entero.

Hitch, como lo llamaban sus colaboradores, había grabado dos cintas, pero no encontraba un distribuidor para ellas. Rechazaban su trabajo por ser diferente al cine que las audiencias londinenses disfrutaban. Logró que distribuyeran The Lodger, su tercera película. Siendo la más experimental de todas, es considerada como la primera película auténtica de Hitchcock.

Para haber empezado escribiendo los cuadros de diálogo que se intercalaban en las cintas de cine mudo, Hitchcock era un experto en todas las áreas de la producción cinematográfica. Fue escalando en una productora londinense hasta lograr el puesto de asistente de dirección. En ese entonces, le ofrecieron la dirección de una película. Para ese entonces, Hitch tenía un conocimiento de la industria del cine que pocos tenían a tan corta edad.

El director inglés logró tener un lenguaje propio para hacer cine y luego se convertiría en un estándar. Aprendió que el poder del cine no estaba solo en los actores, sino en la perspectiva que se ofrece con la cámara y la edición. La primera escena de The Pleasure Garden, su primera película, refleja esa iniciativa, utilizando la cámara para crear figuras y producir emociones. Aunque Hitch fue reconocido como el maestro del misterio y el suspenso, sus planteamientos sobre el uso de la cámara se expandieron al resto de los géneros del cine.

El éxito de este cineasta fue su dedicación a trabajar en todas lás áreas involucradas a la producción de una película. Era usual que Hitch se quedara hasta la noche haciendo preguntas a los técnicos y el director de fotografía sobre los lentes para utilizar en cada toma. Luego empezó a escribir guiones. Conocía el proceso de producción a detalle. Esto le permitió tener conciencia de cada aspecto cuando le tocaba dirigir una película.

Hitchcock consideraba que la película se hacía en la pre-producción. Preparaba cada toma, revisaba el vestuario, escenografía, todo era inspeccionado y discutido a fondo. Aunque respetaba el trabajo de todos, se involucraba en la toma de decisiones. En la filmación, Hitchcock se aburría. Para el, la película ya estaba hecha. En el plató no habían improvisaciones y todo estaba hecho.

Durante la filmación, su esposa Alma le entregaba a Hitchcock guiones y libros que podían ser buenos para su próximo proyecto. Ya para el final de la post producción de la película, empezaba a trabajar en la siguiente. A este ritmo, el director logró finalizar ochenta películas durante su vida, donde intentó diferentes métodos para contar historias.

Hitchcock logró definir su estilo porque trabajaba sin parar. Un estilo auténtico se logra experimentando en ve de plantear un estilo ideal. Se tiene que trabajar aunque tengas resistencia de por medio. Si te esfuerzas, creas capacidades que inevitablemente te desarrollan un estilo propio.

Alfred no solo tradujo el cine alemán, sino que lo reformó a su manera de ver el cine. Dentro de la traducción encontró una manera de hacer su propio lenguaje cinematográfico.

Sin esa experimentación, no se puede desarrollar una capacidad creativa. Hitchcock necesitaba agotar los recursos cinematográficos para descubrir nuevas maneras de contar historias con una cámara.

Con un trabajo constante en busca de la experimentación se logra la creación de un estilo.

Sin ello, no logras tener autenticidad en tu trabajo, sin importar el área o la carrera que desarrolles.


¿Te gustó lo que leíste? Conviértete en Patreon.

Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.

Me puedes seguir en Twitter e Instagram como RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s