Eres mejor de lo que crees

Es más fácil renunciar a un proyecto que dar los primeros pasos para iniciar. Esa idea que queríamos realizar se queda en nuestra mente, sin ser plasmada de alguna forma. Desconfiamos de nuestra capacidad. Nos consideramos incompetentes, que no tenemos las herramientas necesarias. Creemos que necesitamos una motivación superior o un impulso particular para empezar. Existen muchas excusas que podemos escoger para dejar un proyecto a la mitad.

Sí, hay un gran desgaste emocional en la ejecución de un proyecto. Esta bien, eso es lo que nos hace humanos. Dejar de hacer algo por esta razón es negar lo que somos. Es muy fácil dejar a una idea a la mitad por ansiedad e inseguridad que tendremos aunque sigamos adelante. Porque el que se atreve a empezar un proceso creativo debe bailar con sus miedos todos los días.

No dejes que la resistencia te domine cuando estés en la mitad de un proyecto. Está bien si te sientes agotado, confundido, perdido en el camino. Eso no significa que debes dejar de pensar en ese proyecto que tienes en mente por miedo a fallar o dejarlo a la mitad. Te sentirás culpable si dejas ese proyecto a un lado. Siempre pensarás en ese proyecto que te asustaste al dar un primer paso.

Nos cuesta distanciarnos del proyecto. Asociamos nuestra integridad personal con su resultado. Si este proyecto falla, soy un fracaso como persona. Un proyecto es parte de ti, pero no define quién eres como persona.

Todo proceso creativo es tedioso, sin muchos regalos en el camino. Nos perdemos con facilidad porque el resultado parece lejano, imposible. Hay que entender cómo nuestra energía se expande en el transcurso del proceso. Cuando un proceso es largo, siempre habrá momentos difíciles y aburridos.

Henry Todd, alguien que se inquieta por las capacidades que nos permiten desarrollar nuestra creatividad, comenta en su libro Louder Than Words que los procesos creativos suelen ir en forma de U, como una rampa de patinetas. Esta forma, esa U, expresa la energía que tenemos en las distintas etapas de nuestro proyecto. A medida que avanzamos, la motivación se reduce y es allí cuando nuestra pasión es la que nos tiene que animar a seguir adelante.

Cuando inicias un proyecto, en la primera parte de la U, estás lleno de energía, dispuesto a darlo todo por ese proyecto soñado. Estás organizado, planificado, tienes un tiempo ideal para hacerlo y empiezas a trabajar en ello. A medida que avanzas en el proyecto esa energía se reduce, encuentras problemas en vez de soluciones, y parece un proceso interminable. Allí empiezas a estar en la parte baja de la U, donde empiezas a dudar si tu esfuerzo vale la pena para terminar el trabajo.

Muchos creativos se quedan estancados en la parte baja de la U porque consideran que no tienen la capacidad de terminar el proyecto. El miedo, la inseguridad y la resistencia les gana en la mitad del camino. Nos gusta pensar que el camino de nuestro trabajo debe ser claro y brillante en todo momento. Esas dudas que se nos presentan son parte de los que nos hacen crecer como personas. En vez de frustrarnos por esto, hay que aceptar y seguir adelante en el proceso.

Eres mejor de lo que tu crees y por eso debes impulsarte a terminar la U. No existe producto final sin ese momento de frustración, que nos inquieta pero nos ayuda a encontrar las costuras de nuestro trabajo antes que sea muy tarde de arreglarlas.

Uno de los temas de los que habla Seth Godin, uno de los autores más importantes de marketing y emprendimientos, es la importancia de realizar un proyecto y terminar el producto final. Se afinca en que si colocamos nuestra mente en una mentalidad de terminar los proyectos como nuestra única opción, nos ayuda a mejorar como personas creativas porque solventamos problemas que seguro encontraremos en nuestros próximos proyectos del futuro. No debemos considerar la frustración como reflejo de nuestra incapacidad, sino como un punto de ingenio. El proceso creativo que realizamos debemos hacerlo de un modo impersonal, no podemos asociar nuestro estado emocional con el resultado final. Cuando entendemos que nuestro proceso creativo no determina nuestra propia capacidad, nos damos la libertad de continuar el proceso y finalizar nuestros proyectos.

Todos fallamos en algún momento. Debemos aceptar el error como parte de nuestro proceso creativo. Pixar ha entendido eso muy bien y saben que cuando están al borde del fracaso tienen las mejores ideas a la vuelta de la esquina. El éxito de Pixar es que reconocen el fracaso como algo positivo, algo que les permite encontrar soluciones a problemas que no ubicaban, a crecer como artistas dentro de los conflictos que les da las historias que quieren contar en la gran pantalla. Todas esas inseguridades deben ser distanciadas de nosotros.

Despejando inseguridades

Cuando tenemos dudas, tenemos todas las excusas posibles para paralizarnos. Nos quedamos en la parte baja de la U, sin recuperar nuestras energías para terminar nuestro trabajo. La mejor opción que tenemos para este caso es distanciarnos del problema y reconocer la situación. Cuando reconocemos qué está pasando en el momento, damos apertura a la búsqueda de los problemas que nos están paralizando. Empezamos que encontrar esos problemas y considerarlos como obstáculos.

Asume que los obstáculos son parte del proceso creativo

Siempre van a existir obstáculos en el camino y hay que asumirlos para seguir adelante en el proceso creativo. Los obstáculos son oportunidades que se nos presentan para mejorar nuestro trabajo hasta lograr que sea un 90% perfecto. Cuando asumimos los obstáculos como oportunidades en vez de algo negativo nos damos la licencia de atender detalles que le dan más valor a nuestro trabajo. Muchos dejan sus proyectos, pero tú vas a tomar esa oportunidad para hacer algo increíble.

Responde tus dudas

Cada duda es una pregunta que te tienes que responder. Cada preocupación la tienes que analizar con una mente fría y una disposición de encontrar la respuesta que te brinde claridad en una situación dada. Si conoces a profundidad las dudas que tienes, puedes utilizar esas dudas como herramientas para encontrar soluciones a las dificultades que se nos presentan. Cuando manejas tus preocupaciones, puedes separarlas de tu trabajo para finalizar tu proyecto.

Todos hemos vivido la U

En algún momento, todos los creativos han estado en una situación de desespero y ansiedad. Siempre hay altibajos en el trabajo creativo que realices. Así es la vida en general, no puedes hacer nada para cambiarlo. La única manera de salir de la parte baja de la U es seguir adelante hasta que sientas que estás por finalizar tu trabajo.

Termina tu proyecto

Es complicado finalizar un proceso creativo. Tan complejo es que son muy pocos los que logran hacerlo. Existen muchas personas que dejaron un proyecto a la mitad porque no entendieron cómo manejar su energía. Ya sabes que tu energía va como una U, con mucha energía que vas desgastando y que luego la recuperas en la recta final. Cada obstáculo es una oportunidad y cada duda es un momento de descubrimiento. La única manera de obtener esa oportunidad es mantener el camino que llevas tanto tiempo trazando.

Eres mejor de lo que tu crees, no dejes que la duda te domino. Sal de la U y haz algo significativo para ti y el mundo.


¿Te gustó lo que leíste? Conviértete en Patreon.

Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.Me puedes seguir en Twitter e Instagram como RafaelGMagia.

También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s