En 500 Palabras | Trippy Caribbean

Las Navidades en Venezuela no han sido fáciles. Entre la situación económica, los enfrentamientos entre partidos políticos, las carencias de muchas familias y la hostilidad de las calles, parece que lo único navideño es el arbolito de mi casa y mi carro cuando coloco mi colección de villancicos, aguinaldos y gaitas. La noticia de que Teatrex El Hatillo, un teatro que me vio crecer como mago y actor, tenga que cerrar sus puertas me dejó devastado entre tantos pensamientos ahogados.

Uno procura seguir adelante, continuar trabajando, creer en cada proyecto que uno hace. Meditas y le dices a la realidad que ella no te va a quitar las ganas de vivir.

Y entre esos delirios dolorosos y hostiles, a veces aparece una burbuja que te puede rescatar por unas horas.

El día de ayer fue así, cuando llegué como a las 4 al bautizo del reciente álbum de Rawayana, una agrupación venezolana. Allí estábamos, jóvenes venezolanos en fin, expresándonos con nuestra vestimenta, nuestra forma de ser. No habían las barreras que suelen levantarse en las calles de Caracas. Todos estábamos unidos para pasarla bien y tener un buen rato de música en vivo. Claro, muchos de ellos con su merecida terapia de hierbas medicinales.

Mientras estaba allí, en la mitad de la Av. Francisco de Miranda, me frustraba que el cuadro urbano de ese momento no ocurriera todos los fines de semana. ‘Me siento en España’, decía quien me acompañaba. En estos eventos me doy cuenta que la inseguridad empieza a deshacerse cuando el ciudadano se hace dueño de la calle y no le deja ni la esquina a la violencia recurrente de Caracas.

Dentro de tanta impotencia y frustración que sentí esta semana, un evento rescató mi motivación, algo difícil de lograr cuando parece que tus sueños y la realidad van a destiempo.

Ayer tuve una pequeña burbuja de lo que podría ser un país, de lo que puede hacer la cultura en la calle.

Dentro de todas las complicaciones, busca una burbuja en estas Navidades.

Continua persiguiendo tus proyectos y no dejes que la realidad los frene.

Porque al momento de vivir y alcanzar nuestro potencial, la realidad no va a esperar por tí.


¿Te gustó lo que leíste? Conviértete en Patreon.

Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.

Me puedes seguir en Twitter e Instagram como RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s