Soy un fracaso todos los días

Siempre me he considerado un fracaso. No importa lo que las personas vean como un éxito, no es suficiente para mí. Esta actitud me genera una ansiedad constante, una frustración que es muy tóxica. Me llena de dolor, angustia y estrés. No es depresión, solo es que me exijo demasiado. Esto termina en un perfeccionismo mezclado con síndrome de impostor.

¿Pero por qué nos sentimos fracasados tan seguido?

La realidad es que todos somos fracasados y te debes sentir feliz por eso. Suena extraño pensar algo así cuando en nuestra cultura la palabra éxito parece adueñarse del mundo. Admiramos a compañías y personalidades por sus logros y nunca vemos sus fracasos. Ver el resultado final es una ilusión, no entendemos cómo esa persona llego a la satisfacción de lograr algo. Esa perspectiva nos afecta, porque consideramos que todo se logra inmediatamente. No hemos empezado y ya queremos finalizar nuestro objetivo. Es doloroso porque todos tenemos talentos innatos y habilidades que nos permiten dar algo de valor al mundo para lograr nuestra trascendencia.

Nos encanta hablar del éxito, pero debemos empezar a hablar del fracaso.

Empecemos reconociendo que todos hemos fracasado en algún momento.

Estaba en el teatro haciendo la prueba de luces de un espectáculo de magia. Era un teatro inmenso, totalmente nuevo para mí, y a medida que pasaba el tiempo mi ansiedad aumentaba. Daniel Giandoni, que era parte del elenco, se acercó y me explicó unos ejercicios de relajación e introspección que podía realizar antes del evento. El objetivo del ejercicio era reconocer un fracaso como parte de tu presentación, que puede que ese día hayas tenido errores pero lo único que queda es levantarte y seguir adelante. Desde que hice ese ejercicio, mi visión del fracaso cambió. Lo dejé de ver como algo negativo. Me di cuenta que el fracaso es la única opción que existe para luego llegar al éxito.

Lo primero que debemos apartar es la idea de que el fracaso es como un monstruo, algo negativo que nos hace daño. Este pensamiento nos paraliza, no nos deja crecer, nos hunde en la primera oportunidad que fallemos en nuestros objetivos o capacidades. Sin darte cuenta, quedas en un estado de mediocridad donde estás en una vida promedio. Cuando asumes el fracaso como parte de tu crecimiento te liberas de esa preocupación, empiezas a jugar y te brinda la responsabilidad de mejorar aquello en lo que has fallado. Abres caminos, expandes tu creatividad al ver el fracaso como una oportunidad de empezar de nuevo. Ed Catmull en Creativity Inc. explica que para los animadores de Pixar el fracaso es una parte importante del proceso creativo. Inclusive, el estudio se entusiasma cuando fracasan porque saben que las grandes ideas y soluciones vendrán pronto. Pixar asume el fracaso, vence el miedo y entiende la resistencia que hay al hacer algo diferente. Es así cómo logran sacar adelante proyectos como Intensamente, que fue concebido por Pete Docter en 2007 y no fue hasta 2015 que logró ser estrenada.

Hay veces que el fracaso toma décadas para que sea un rotundo éxito.

Walt Disney llevaba desde 1940 tratando de hacer una nueva película de princesas. Se habían dibujado algunos bocetos de los personajes y había un tratamiento sobre cómo contar la historia escrita por Hans Christian Andersen. Las décadas pasaban, pero el proyecto parecía estancarse. Era cancelado intermitentemente. Algunos animadores perdieron el entusiasmo y siguieron con otros proyectos del estudio de animación. Muchas décadas después, Walt Disney Animation Studios retomó el proyecto. No sabían qué tipo de música podría funcionar y tenían dificultades con el trasfondo de sus personajes. Meses antes del estreno, escenas enteras fueron eliminadas y se hicieron varias revisiones en el guión. En la última revisión, decidieron que la villana de la historia tuviera un conflicto interno más complejo. Ya no querían contar la historia clásica donde el príncipe salvaba a la doncella, sino que se tratara de el amor de las hermanas. Así fue como Frozen logró ser culminada, obteniendo una recaudación increíble en taquilla, el Oscar a la mejor película animada y una canción que todas las niñas del mundo cantaban sin parar.

Sí, entiendo. Disney y Pixar son organizaciones inmensas con todos los recursos posibles para salir triunfantes hasta en los proyectos más difíciles. ¿Cómo hacemos cuando no tenemos tanta claridad en algo tan sencillo en nuestra vida personal?

A partir del fracaso podemos reorientar nuestro destino. En algún momento hemos considerado algo que puede ser nuestra pasión de por vida y luego vemos que no tenemos las mejores habilidades para desarrollarlo o perdemos el entusiasmo con el tiempo. En otros casos aprendemos algo por diversión o mera curiosidad. Sin darnos cuenta, vamos mejorando nuestras capacidades. Eso que era una curiosidad se convierte en un interés constante. Conseguimos una motivación interna para seguir aprendiendo y sostener nuestro interés en el camino. Cuando vemos el progreso, esa curiosidad termina desatando una nueva pasión en nuestras vidas.

La pasión no surge de la nada. Nada empieza con pasión. La pasión ocurre cuando vamos desarrollando un interés personal del que adquirimos habilidades que nos permiten desarrollar proyectos. El consejo de seguir una pasión suele ser un mal consejo. Muchas personas exitosas detestaban al inicio lo que hoy en día consideran una pasión. La pasión aumenta a medida que veían su progreso y el desarrollo personal adquirido de esta manera.

Si fracasas en algo que no te llama mucho la atención, atrévete a intentarlo otra vez. Sé curioso. El inicio nunca es sencillo. Tú determinación es la que permitirá encontrar un objetivo, reorientarte, encontrar posibilidades. Finalmente, empezarás a recaudar tantos éxitos como los fracasos que los precedieron.

Yo fracaso todos los días. Soy un total fracaso mientras escribo esto. Y ese fracaso me entusiasma, porque si fracaso entonces me queda bastante para progresar, desarrollarme, dejar algo valioso en el mundo. Este blog es prueba de ello. Poco a poco fui adquiriendo capacidades de redacción y me motivé a explorar temas que no haría si no me hubiese dedicado a escribirlos. Empecé publicando una vez a la semana hasta que vi que podía lograrlo, entonces decidí publicar dos veces a la semana. A partir del fracaso encuentro el éxito cada vez más.

Al aceptar el fracaso como manera de progresar te permite asumir la responsabilidad de solucionar problemas hasta ser exitoso en ellos. Es un proceso continuo que llena el intelecto y el espíritu. No se trata de un pesimismo eterno, sino de asumir que siempre puedes empezar de nuevo y que el éxito es un resultado de ello.

Aquí estoy, fracasando mientras escribo. Claro, siempre lo primero que escribes es un desastre. Tengo millones de errores ortográficos, sintaxis, palabras mal tipeadas, etc. Luego edito con calma para resolver esos pequeños fracasos. El resultado final, para mí, es un éxito. Y luego regresa el ciclo, porque me toca preparar el artículo para la semana siguiente.

Asume tus fracasos, siéntete feliz por ellos. Puede que en algún momento te sientas mal, lleno de ansiedad porque no logras a tiempo lo que quieres o te críticas todo el tiempo. Siempre vas a encontrar la posibilidad de continuar y triunfar en lo que deseas.

Toma responsabilidad de tus fracasos para que empieces a cosechar éxitos.


¿Te gustó lo que leíste? Conviértete en Patreon.

Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.

Me puedes seguir en Twitter e Instagram como RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

Anuncios

Un comentario en “Soy un fracaso todos los días

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s