En 500 Palabras | Muestra tus heridas

Mostrar su fragilidad en situaciones complejas es parte de un proceso creativo. El creativo debe reencontrarse consigo mismo. Mientras más humano y sincero sea su trabajo, se vincula mejor con su audiencia, su tribu, ese grupo de personas que aprecian su trabajo.

En mis artículos hablo de estos momentos de fragilidad, tanto de otros como experiencias personales. Hoy tengo un caso propio. Uno que muestra mi falta de experiencia y que siempre nuestros proyectos se pueden escapar de nuestras manos.

La semana pasada no publiqué nada en esta página y solo he publicado ediciones de esta columna durante todo febrero. Es decir, me salí de mi plan inicial de publicar frecuentemente. Primero, me disculpo con mis lectores, especialmente mis Patreons. Segundo, les contaré las razones por las que me ocurrió este inconveniente.

Luego de dedicarle una semana al balance del tiempo y las prioridades, caí en la misma trampa de la que hablé. He asumido muchas responsabilidades y no puedo lograrlas en simultáneo. Luego de darme cuenta de todos los proyectos en los que estoy involucrado, me tocó aplicar a la vida un consejo de escritura de Stephen King: Kill your darlings (Mata a tus queridos). Esto involucra decirle que no a muchos compromisos y rechazar algunos que todavía están en sus inicios.

Tranquilos, la página va a continuar, pero con ciertos cambios en la frecuencia de contenidos:

  • La columna En 500 Palabras se mantendrá como publicación semanal.
  • Los artículos extensos de los viernes serán publicaciones bisemanales.

Este cambio me ayuda a editar con tranquilidad los contenidos, que a su vez puedes tener mayor profundidad. Fue una decisión difícil de tomar porque no era mi idea inicial, pero decidí cambiar el calendario editorial para hacer un mejor trabajo del que llevo realizando.

Retomo una frase de Tools of Titans de Tim Ferris, hasta ahora mi libro favorito del año: ‘Muestra tus heridas’. Nuestras heridas tienen historias, no se cuentan solas. Somos nosotros quienes podemos contar nuestras heridas y así otros aprenden de las historias detrás de cada una de ellas. Esas heridas son parte de nosotros. Nos modificaron, transformaron nuestra apariencia, son recordatorios constantes de todo el esfuerzo que hicimos para llegar a la cima de la montaña y encontrarse con un nuevo horizonte.

Hoy les cuento de mis heridas, de mis conflictos para que entiendan un poco del proceso por el que estoy atravesando. Espero que aprendan de ello, que se den cuenta que todos estamos en la misma página.

Siempre hay heridas que nos marcas. Pequeñas, grandes, imborrables. Lo mejor que puedes hacer es asumirlas, aprender de ellas y procurar que no ocurra la misma herida por las mismas razones que antes.


¿Te gustó lo que leíste? Conviértete en Patreon.

Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.

Me puedes seguir en Twitter e Instagram como RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.

Anuncios

Un comentario en “En 500 Palabras | Muestra tus heridas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s