En 500 Palabras | Manos llenas, manos vacías

Mi life coach es mi mamá. No importa la situación emocional donde esté, ella siempre busca la manera de ver mis conflictos y problemas con nuevos ojos para tomar las decisiones con la mente fría. Ella es un pilar que me permite comprender que la vida tiene muchos caminos. Nunca sabes a dónde te puede llevar la vida.
Con todos los proyectos y responsabilidades que he adquirido en el camino, entro en pánico cuando pierdo una balanza. En realidad no existe tal cosa como un balance en la vida porque siempre tendremos prioridades en ciertas etapas. En esa reestructuración de prioridades se me ha dificultado pensar con claridad.

Mi mamá y yo estábamos hablando de los diferentes proyectos que quiero hacer y decisiones que debo tomar. Ella me escuchó con paciencia, como siempre. Luego me comentó lo que pensaba y qué podía considerar. Pero fue persistente con una frase en particular: ‘Nunca te quedes con las manos vacías’.

A veces consideramos que la vida es lineal, que solo nos podemos enfocar en una cosa, que si no logramos nuestros planteamientos entonces no existirán nuevas oportunidades en nuestro entorno. Siempre debemos considerar los puentes que nos llevan de un lugar a otro, que nos ayudan a hacer esas transiciones que queremos hacer. Mi mamá lo llama no quedarse con las manos vacías, Sean McCabe lo llama overlap, pero al final es el mismo concepto.

Siempre habrá momentos en los que quieres pasar de la vida que tienes a la vida que quieres tener. Siempre tendrás momentos en los cuales tu pasión está en pausa. Eso es normal. Nadie ha vivido de su pasión toda la vida. Ni los que aparentan vivir solo de eso. Los deportistas hacen lo que les apasiona hasta que dure su rendimiento. Los empresarios se retiran cuando no pueden tomar las mejores decisiones para sus compañías. El artista deja de pintar cuando el pulso no le permite hacer las pinceladas correctas. Todos tenemos una vida útil en nuestras pasiones y por eso hay que considerar los puentes que nos llevan de un lugar a otro.

Algunas veces creemos que debemos poner todos nuestros esfuerzos en una sola cesta, pero no es así. Es mejor colocar nuestros esfuerzos en dos o tres cestas para ver cuál surge mejor. Nuestra vida no está escrita, no sabes qué oportunidades pueden aparecer en el camino.

Toma las decisiones que quieras, pero considera estos puentes para que nunca tengas las manos vacías a la mitad del camino.


¿Te gustó lo que leíste? Conviértete en Patreon.  

Suscríbete y compártelo con un amigo por Twitter, Facebook o correo. Ayuda a que otros puedan conocer el blog.

Me puedes seguir en Twitter e Instagram como RafaelGMagia. También me puedes enviar un correo a rafaelgmagia@gmail.com.  

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s