Necesitas un Brain Trust: el secreto del proceso creativo de Pixar

Los creativos suelen ser muy solitarios en su trabajo. Pueden estar rodeados de personas, pero su oficio se hace de manera individual. Escribir, diseñar, editar un video, estas son actividades que las realiza una sola persona en sus fases iniciales. Y como el oficio requiere de esta individualidad, podemos pensar que sería más fácil que nuestro trabajo se realice a solas.

Cuando estamos a solas, nuestro trabajo florece. Nadie está a tu lado para criticarte. No tienes enfrentamientos de ideas. Haces lo que planteas sin la influencia de nadie. Pero esta utopía, esta noción de que el trabajo creativo es mejor en soledad puede ser una de las ideas más tóxicas que hay.

Aclaremos algo sencillo: todas las personas, lo quieran o no, son influenciadas por su entorno. Cada estímulo que consumes, afecta tu trabajo. La foto que le diste like en Instagram, el último video que viste en Youtube, la película que dejaste sin terminar antes de dormir. Si eres influenciado por tu entorno, tu trabajo no es tan solitario como piensas. Estás recibiendo ideas e inspiraciones de otras personas, lo quieras o no.

El escritor se encontrará en algún momento con la editorial o con sus lectores, que lo influencian a tomar decisiones. El director de cine se encontrará con el productor, el director de fotografía o el editor. El diseñador gráfico se encontrará con el redactor creativo y le dirá si su planteamiento se alinea al brief del cliente. Cuando asumimos que el proceso creativo es un regalo del que muchas personas son parte, entendemos que la colaboración es clave.

Nuestras energías creativas crecen cuando trabajamos en grupo. ¿Cuántas veces has estado paralizado en un problema, hasta que en una conversación te hacen cambiar tu marco de referencia? Compartir ideas y problemas con personas críticas que tienen conocimientos diferentes o superiores a los tuyos te puede lleva a caminos inesperados.

Pero ustedes ya saben esto. Lo complicado de encontrar un grupo correcto para rebotar ideas es que tengas las personas correctas y que hayan reglas claras para este ejercicio colaborativo.

En el caso de Pixar, tienen un grupo llamado el Brain Trust.

Este estudio de animación requiere un proceso que invite a la participación y la honestidad. El Brain Trust es un grupo de directores y guionistas respetados que se reúnen continuamente para hacer revisiones en la historia de sus películas para llevar el proyecto hacia adelante y brindar nuevas direcciones para el productor y el directo asignado. El Brain Trust no es un grupo que le obliga al director llevar una película en un camino particular, simplemente añade nuevas propuestas al planteamiento original del director. El Brain Trust no es superior al director de la película, es solo un grupo de consultoría creativa. Con esta actitud de camaradería, se lleva a cabo un tipo de honestidad llamado candor, que busca hablar de manera frontal en actitud y oratoria, sin ser negativo. Todo comentario debe añadir al planteamiento en vez de ser una opinión hostil. Es decir, el Brain Trust no dice las cosas de forma bonita, pero tampoco llega a un comentario destructivo. El Brain Trust no puede negar ideas, solo las puede apoyar las que considere o da sugerencias.

Los grupos creativos requieren una serie de reglas, como el caso del Brain Trust para que todos se sientan cómodos pertenecer. En estos grupos se discuten ideas que no están finalizadas, y es por ello que la estructura de cómo se discuten y se plantean debe ser orientado a brindarle bienestar a todo el grupo.

Un excelente grupo siempre tendrá buenas ideas.

Según los resultados de una investigación exhaustiva realizada por Google, no importa las personas que están en un grupo, sino las reglas y procesos claros que permiten compartir las ideas. Claro, si en tu grupo hay personas muy competentes en su disciplina, tendrán mejores resultados. Pero un grupo de personas inteligentes sin reglas claras de cómo se realiza el proceso colaborativo es energía creativa perdida.

Cuando hablamos de reglas y procesos nos suena a un manual inmenso con pasos a realizar, pero es más sencillo. Estas reglas y procesos se refieren a la estructura de las reuniones, cómo se empiezan las conversaciones, asegurar que todos los integrantes participen y que todos se estén escuchando sin responder negativamente.

Las reglas y procesos se realizan en referencia a la relación e interacción que hay entre los integrantes. Debe haber una dependencia en el grupo, una atmósfera de confianza para crear lo que algunos psicólogos llaman seguridad psicológica, que es uno de los factores más importantes en la efectividad del trabajo en grupo.

Lograr esta seguridad psicológica en un Brain Trust es un reto. Esto se puede dar con mayor facilidad en algunos lugares. Hay momentos en los que se crea un ambiente de hostilidad en el área de trabajo que impide esa confianza y seguridad entre el grupo. Ni siquiera se comportan como un trabajo en grupo, sino como componentes individuales. En estos espacios se valora el éxito individual en vez del éxito colectivo.

En estos casos, es mejor lograr acuerdos en el modo de trabajar y en las reuniones que se realicen. De esta manera, todos empiezan por la misma página y se empieza con una serie de reglas base en las que se puede desarrollar la confianza entre los diferentes integrantes del grupo.

Algunas recomendaciones, tanto de Pixar como de otras organizaciones, son:

  • Plussing: Siempre dar comentarios positivos ante una discusión.
  • Los sentimientos importan: Preguntarle a cada uno del grupo cómo se siente antes de empezar la discusión permite conectar a las personas a un nivel emocional. Se reconoce quiénes han pasado un mal día.
  • Todos hablan: todos tienen que hablar, no importa si les compete o no. Al preguntar sobre los sentimientos de cada uno, ya se está cumpliendo esta regla.
  • Qué les inspira: Lo que alguien vio en alguna parte puede iniciar una discusión creativa. Lo que nos rodea está llenos de estímulos que podemos utilizar en nuestro trabajo
  • En qué están trabajando: puede que algunas personas tengan un proyecto a un lado. Al preguntarles sobre el les das importancia
  • Cómo podemos ayudar: alguien puede que esté haciendo un trabajo de manera individual cuando alguien del grupo lo puede ayudar en esa actividad. Esta es una oportunidad de crear confianza y seguridad en el grupo.

Empieza a crear un Brain Trust donde todo se realiza a favor del grupo, se deja la negatividad se deja a un lado y hay confianza entre todos los participantes.

Si quieres conocer un poco más de Pixar, recomiendo leer Creativity Inc.


¿Te gustó lo que leíste? Conviértete en Patreon.

Suscríbete a El Despacho Creativo, un boletín semanal para personas curiosas por la creatividad, la productividad y un estilo de vida que nos ayude a hacer el mejor trabajo posible.

Anuncios

2 comentarios en “Necesitas un Brain Trust: el secreto del proceso creativo de Pixar

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s