En 500 Palabras | Depresión Post Proyecto

Y ahora, ¿qué?

Esa es la pregunta que nos hacemos al terminar algún ciclo o proyecto.

Y ahora, ¿qué?

Esa pregunta me la hago a un año de graduarme y tener un título universitario.

Asi es la depresión post-proyecto, donde parece que nuestro mundo se acaba.

Si eres inquieto como yo, entonces en algún momento has sentido esto. Es una sensación incompleta que ocurre luego de colocar todo tu esfuerzo, sudor y lágrimas para obtener un resultado final.

Como hemos colocado tanto esfuerzo en esto, nos sentimos vacíos al haber finalizado. Nos hace falta esa sensación de estar creando, de sentirnos ocupados. No hay descanso para nosotros. El agotamiento mental lo suprimimos para retornar a nuestra rutina y seguir trabajando.

Y esto termina con resultados poco favorables.

Luego de cada gran proyecto, nuestra mente merece un descanso. Así como el agotamiento que sentimos luego de hacer ejercicio, nuestra mente requiere de un buen reposo. Así sea por un día o una semana, no podemos forzar la creatividad cuando nuestra herramienta principal para producir ideas está exhausta.

Por ello es que necesitamos hacer algo que disfrutemos, que nos llene por dentro. No se trata de lo que puedas ser, sino de lo que ya eres o sigues siendo. Sin darte cuenta, te creaste un camino. Puede que haya sido totalmente diferente al que te hayas imaginado, pero no lo descartes por ese hecho.

Pudo haber sido algo que te llamó la atención, lentamente se volvió una pasión y ahora es una vocación. No imaginas tu vida sin hacer ese proceso creativo. Hay días malos, días buenos. Pero ahí sigues, trabajando estoicamente y luchando por la resistencia que aparece cada día.

En ese esfuerzo creativo y esa depresión post proyecto es cuando sentimos que vamos a renunciar. Y luego recordamos el camino que hemos transitado. Es doloroso, pero empezamos a buscar maneras de quererlo dentro de todo. Las personas creativas aprenden a disfrutar el camino que transitan. Cuando sufren mucho, es muy complicado seguir adelante. En ese momento, lo mejor es cambiar de camino. O aprendes a disfrutar el camino o encuentras un camino que podrás disfrutar.

Y ahora, ¿qué?

Sigue el camino, sigue trabajando, y sé el mejor creativo que puedas ser.

Inspirado en el podcast KUT » Two Guys on Your Head: Post-Project Depression.


Suscríbete a El Despacho Creativo, un boletín semanal para personas curiosas por la creatividad, la productividad y un estilo de vida que nos ayude a hacer el mejor trabajo posible.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s