Tú Optas Por Ser Exitoso

Vivimos en una sociedad que repite la palabra éxito hasta gastar su verdadera definición. Vemos a personas ‘exitosas’ en televisión, viviendo una vida superficial. A veces sale a la luz una persona auténticamente exitosa, con un verdadero logro.

Todo el mundo quiere ser exitoso, pero son pocos quienes piensan que pueden lograrlo.

Uno desea ser exitoso como esas personas. Esa intención se empieza a perder cuando reduces el esfuerzo hacia ese ideal. Sin embargo, la sociedad nos sigue presionando para ser exitosos.

Cuando eres joven, piensas que nadie te tomará en cuenta y postergas tus grandes sueños para el futuro. Cuando eres adulto, crees que no hay tiempo para esos sueños, que estas enjaulado y tu único objetivo es tener dinero en el banco a final de mes. Cuando eres anciano, miras hacia el pasado y piensas que tu futuro ya está acabado. En soñar sobre el éxito perdemos nuestra energía para hacer algo significativo para nosotros.

En muchos casos, olvidamos la idea de ser exitoso porque nos adherimos a la definición de éxito que la sociedad nos impone. Sin embargo, el éxito corresponde a algo individual que luego afecta de manera positiva a los demás. Puede existir alguien exitoso en su trabajo, pero es un total fracasado como padre.

¿Por qué dejar nuestros objetivos, nuestros grandes sueños, a un lado cuando ellos son los que nos mueven y nos permiten trascender como seres humanos? El éxito es tu deber, obligación y responsabilidad. No importa cómo definas el éxito, tienes que aumentar tu esfuerzo hacia ese objetivo cada día.

Grant Cardone en el libro The 10X Rule asegura que el éxito se decide; tú optas por ser exitoso o no. Si consideramos que el éxito es algo que ocurre alrededor de nosotros y que no tenemos la capacidad de escogerlo, entonces nunca seremos exitosos. Tendremos una vida promedio mientras que otra persona está tomando el éxito por sus manos, luchando por ello hasta el final. El éxito empieza por nuestra mentalidad.

Grant Cardone dice que el éxito es nuestro deber, obligación y responsabilidad.

El éxito es nuestro deber porque es la manera de sentirnos a plenitud como personas. Nacemos para ser exitosos, para trascender, para dejar algo significativo en este mundo. Nadie quiere ser alguien promedio. Cuando asumimos que el éxito es nuestro deber, sabemos que cada acción que tomemos define el camino al éxito que queremos lograr.

El éxito es nuestra obligación porque las personas esperan que trabajes en ello. No se trata de llenar las expectativas de todos, sino de entender que nuestro desempeño también afecta a los demás. Para ser exitoso, tienes que tomar acciones drásticas y significativas. Cuando las personas ven tus esfuerzos, ellos también harán lo posible para encontrar su propia definición de éxito. El éxito deja de ser algo intangible cuando lo comprendemos como una obligación, como nuestro único objetivo. Reconocemos que podemos cambiar para acercarnos a el.

El éxito es nuestra responsabilidad porque nosotros podemos cambiar los resultados que tenemos a nuestro alrededor. ¿No te gusta algo? Cámbialo. ¿Puedes trabajar mejor? Cámbialo. ¿Quieres pasar más tiempo con tu familia? Cámbialo. Cuando asumes responsabilidad de todas tus acciones y lo que ocurre a tu alrededor, tendrás una mentalidad proactiva. Siempre tenemos la posibilidad de cambiar y tener un nuevo camino en nuestra vida. Si sentimos que no nos acercamos a nuestro ideal de éxito, no tenemos manera de culpar personas a nuestro alrededor o eventos externos. Es tú responsabilidad; tuya y de nadie más.

Puede ser exitoso acorde con la definición que te propongas. Puede que en un momento, tengas que ser exitoso en tu salud para evitar un futuro complejo. En otras oportunidades, queremos ser exitosos en nuestra familia para compartir y atenderlos cuando sea necesario. Si hay un proyecto que te entusiasma, tu trabajo será tu definición de éxito por un período de tiempo.

No importa tu definición de éxito, es tu deber, obligación y responsabilidad lograrlo. Siempre da tu mayor esfuerzo y las personas te lo agradecerán. No dejes que otros definan tu éxito, porque esas personas pretenden sabotear el éxito de otros porque no han logrado el suyo.

Esta proactividad permitirá definir tus acciones, saber quiénes te están alejando de tus objetivos y asegurarte de tener sueños gigantes para mantenerte motivado. Cuando el éxito es algo tangible, tendrás una motivación intrínseca que nadie te podrá quitar.

Si el éxito es algo que realmente quieres, lo puedes adquirir. Desencadénate de la definición de éxito de otros. Atrévete a lograr tus objetivos.


Suscríbete a El Despacho Creativo, un boletín semanal para personas curiosas por la creatividad, la productividad y un estilo de vida que nos ayude a hacer el mejor trabajo posible.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s